encuentro diocesano pastoral salud
Iglesia en España

Crónica del XV Encuentro Diocesano de Pastoral de la Salud en Orihuela-Alicante

Crónica del XV Encuentro Diocesano de Pastoral de la Salud con el obispo monseñor Jesús Murgui Soriano

Un gran acierto la elección de la localidad de Cox para tal efeméride. Allí me traslade el viernes anterior para llevar el material del Secretariado de Pastoral de la Salud para el encuentro, a la hora del ángelus,  coincidíamos con las mujeres y la encargada de la llave, el párroco y yo mismo en el rezo de piadosa devoción ante la Virgen del Carmen de Cox. Todo listo para el domingo 15 de junio de 2014.

Ante el amparo de tan gran Madre iniciamos el encuentro concentrándonos ante su ermita, iban llegando  los asistentes desde los distintos puntos de la diócesis, Benidorm, Orihuela, Sax, Petrer, Elda, Elche, Callosa del Segura, Catral, Almoradí, La Campaneta, Novelda y Alicante entre otros vecinos. Hecha la acogida, entregadas las carpetas del Secretariado y una mochila con detalles de la localidad por parte del ayuntamiento, recibimos una explicación del recinto en que nos encontramos por Simón, vecino de la misma localidad, nos habla de la Virgen de las Virtudes, antigua patrona de Cox y de la Virgen del Carmen, traída por los carmelitas que en el lugar tenían su convento desde el año 1611, cuya devoción fue creciendo hasta el día de hoy, por lo que ésta ermita guarda muchos secretos y suplicas que le traen a la virgen todos lo cojenses, a cuyo honor estos dedican sus fiestas patronales. Como buenos devotos de la Virgen y en esto de la devoción, sabiendo que es mejor sumar que restar, allí conservan las imágenes de las dos vírgenes, la de las Virtudes y la del Carmen, cada una en su capilla.

A continuación, siguiendo estrictamente el horario establecido para el encuentro, se presenta el tema de trabajo para los distintos grupos naturales venidos, con el lema: “También nosotros debemos dar la vida por los hermanos”, como nos recuerda el evangelista S. Juan en su primera carta, cap. 3 versículo 16. Metidos en esta tarea, en el trabajo por grupos, los halló el Sr. Obispo D. Jesús Murgui Soriano al llegar al encuentro, acompañado por el Sr. Párroco, D. Vicente Alonso, el Sr. Alcalde, D. Carmelo Rives y varios concejales y esposas. El Sr. Obispo se detuvo en cada grupo teniendo gran interés por lo que hacían y por qué no se le escapara ninguno por saludar.

A las 13’00 hs nos dirigimos al templo parroquial de San Juan Bautista, fabrica de estilo Barroco-Neoclásico, construido entre los años 1774 y 1778, por mandato del obispo D. José Tormo y Juliá. El mismo obispo que encontrando el lugar acogedor, lo eligió para construirse una residencia veraniega, propiedad del obispado, por esta razón arranca de esta época la tradición de recibir esta localidad siempre al obispo entrante antes de hacer su entrada a lomos de una mula blanca y toma de posesión en la Catedral de Orihuela. Hecho que D. Jesús recuerda con agrado por el recibimiento entusiasta que le brindó Cox. Nos preside la Eucaristía El Sr. Obispo acompañado por varios sacerdotes concelebrantes. Su primer saludo fue dirigido a los voluntarios y enfermos tanto del Cottolengo como de la casa Veritas, con VIH, de Alicante, siguió agradeciendo su trabajo a los Profesionales Sanitarios, puntualizando que su profesión es hacer el bien a los enfermos según el deseo de Jesús, a los visitadores de enfermos, a los religiosos y religiosas y sacerdotes dedicados a la atención a los enfermos, ya sea en los hospitales o en la parroquias. Si bien nos agradeció a todos nuestra tarea y dedicación, no olvidó alentarnos en que hay que seguir hasta que en todas las parroquias de la diócesis exista el grupo de Visitadores de Enfermos, que junto al sacerdote hacen la Pastoral de la Salud. Al final se hizo  entrega de unas placas de agradecimiento tanto al Sr. Alcalde como al Sr. Párroco de Cox por la colaboración de toda la localidad en tal evento, a lo que cada uno respondió con palabras y detalles de afecto.

Nuevamente nos dirigimos a las mesas de trabajo, pero esta vez ya estaban listas para la comida, cinco paellas de arroz para más de 250 personas. La sorpresa fueron los aperitivos y los postres que prepararon todos los voluntarios de la parroquia de Cox. El comentario era: “Va a ser difícil superarles, muchas gracias por todo”. A las 16’00 hs. entramos de nuevo en el templo parroquial, se presentan las conclusiones del análisis y revisión de nuestra pastoral y seguidamente participamos de un magnífico concierto ofrecido por un coro cojense que interpretó cinco temas de Góspel. Con esto llego el asombro de los asistentes al encuentro y el mismo Sr. Obispo que exclamaban: “Pero si son los mismos voluntarios que nos han servido la comida”. Y no se daba crédito a lo bien que lo hicieron todo.

Quisieron que nos encontráramos como en casa y lo consiguieron. ¡Muchas gracias, Cox!

Vedasto José Gimeno Soler

Párroco de la Santa Cruz, Petrer

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.