Iglesia en España Nacional

Crónica del IX curso de verano para seminaristas mayores

La liturgia, fuente de vida espiritual

Crónica del IX curso de verano para seminaristas mayores organizado por las Comisiones Episcopales de Liturgia y de Seminarios y Universidades

En la semana del 27 de junio al 1 de julio, tuvo lugar en Salamanca el IX Curso de verano para seminaristas mayores «Liturgia, fuente de espiritualidad». El objetivo del curso es profundizar en la vida espiritual que nace de la celebración del Misterio de Cristo celebrado en la liturgia.

El curso dio comienzo con la ponencia inaugural de Mons. D. Julián López Martín, obispo de León sobre el espíritu de la reforma litúrgica postconciliar. Para su desarrollo se basó en tres palabras que configuran el esquema de la liturgia: Misterio – Acción – Vida. Misterio en referencia a la realidad mas profunda de la presencia, de conocimiento y de adhesión a Cristo. Acción expresada en la celebración como lenguaje, gestos, cantos y personajes. Vida como recepción, acogida, estímulo, espiritualidad y gracia. La liturgia es un don de Dios al que se accede con el buen gusto, con naturalidad y sinceridad que queda de manifiesto en la reverencia y en el amor a Dios.

Es labor de los pastores promover la educación de los fieles para que tengan en la liturgia la fuente y cumbre de la vida espiritual, estimulando y potenciando la fe de manera progresiva. Se nos invita a ser creativos, pero teniendo muy presente que la libertad ha de ser para aunar y no para dividir, es para ayudar a los fieles a comprender y a encontrarse con Dios.

Después tuvo lugar la visita a la Casa de santa Teresa, un edificio cargado de historia que tuvo como a inquilinas a dos grandes mujeres: santa Teresa de Jesús y santa Bonifacia. La primera fue contemplativa en la oración, y fue en este lugar donde establece su séptima fundación, el convento de san José de carmelitas descalzas y donde escribió Vivo sin vivir en mí. Santa Bonifacia es la primera santa de Salamanca y destaca por una inmensa labor que gira en torno a la contemplación en la acción, dedicó toda su vida a promocionar a las jóvenes mujeres de la ciudad y fundó en Salamanca la que se conocerá después como la Congregación Religiosa Hijas de San José. Después visitamos la Capilla de santa Bonifacia donde tuvimos la celebración de la Eucaristía después de la celebración de Vísperas.

Al día siguiente, el P. Matías Augé realizó una brillante introducción a la espiritualidad litúrgica, explicando aclarando términos como ascesis, mística, piedad popular, devoción, perfección, santidad y espiritualidad. El lenguaje litúrgico es más que el idioma, los gestos deben acompañar las palabras, debe darse armonía entre el signo y el símbolo. Después tuvo lugar una ponencia de D. Luis García, Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Liturgia de la C.E.E., sobre la espiritualidad litúrgica en la historia. El Movimiento Litúrgico que impulsó el Concilio Vaticano II perseguía aunar la celebración litúrgica en el lenguaje espiritual, señalando a la asamblea litúrgica como sujeto de la celebración. La tarea a seguir desarrollando es la pertenencia a un Cuerpo frente al individualismo.

En la segunda tarde tuvo lugar una visita a la sede de Ediciones «Sígueme», un lugar donde prima la apuesta por la Cultura y la calidad. Después de explicarnos y mostrarnos sus instalaciones y actividad nos obsequiaron con un interesante libro sobre la belleza de la liturgia.

La tarde continuó con la visita al templo románico de santo Tomás Cantuariense, allí celebramos la Eucaristía y contemplamos la labor de los hermanos ingleses Ricardo y Randulfo, maestros en la Escuela catedralicia y promotores del primer templo cristiano dedicado a santo Tomás Becket. El día culminó con la visita nocturna a las torres del complejo catedralicio, denominado Ieronymus. No hace falta incidir en la belleza de la ciudad de Salamanca, pero la visita a las cubiertas del corazón espiritual de la ciudad universitaria nos hizo creer que estábamos muy próximos a la gloria del cielo.

Las siguientes ponencias fueron a cargo de D. Ángel Moreno, Vicario Episcopal de Vida Consagrada de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara. La idea principal fue la liturgia, fuente de la vida espiritual, liturgia y espiritualidad sacerdotal. Se nos animó a realizar una lectura sapiencial, de rodillas, reflexionada de las Sagradas Escrituras. Una buena ayuda para ello, pero no la única, es la Lectio Divina, esta lectura orante nos permite comprender que la liturgia es expropiación, no es plataforma de desarrollo personal, es expropiación del sacerdote, de la materia y de la asamblea, todos ellos ofrecidos en pan y en el vino. La lectura sapiencial nos descubre que es mas agradable a Dios obedecer que sacrificar.

Las siguientes ponencias fueron sobre la oración litúrgica y la oración personal, impartidas por P. Carlos del Valle. Se puso de manifiesto la dificultad de una sociedad subjetiva como la actual para enfrentarse ante la objetividad. En la oración personal vamos despertando a la oración que Dios hace en nosotros y para que la Palabra pueda hablar es necesario que algo calle en nosotros. Es muy importante cuidar el silencio ambiental, el corporal, el mental y el afectivo. El Logo de Dios se hizo cuerpo, sarx, humano en toda su riqueza y complejidad, por ello la oración debe recuperar el cuerpo y el gesto.

El día finalizó con la celebración de la Eucaristía en la Capilla Mayor de la Casa de la Iglesia, edificio construido por la Orden de Calatrava. Después tuvimos una vigilia de adoración nocturna en el templo románico de planta circular conocido como Iglesia de San Marcos. La vigilia se configuró con tres lecturas y cantos intercalados que culminaron con el rezo de completas y la bendición con el Santísimo Sacramento. Después de cantar un canto a la Santísima Virgen marchamos a descansar hasta el nuevo día.

El día treinta amaneció igual que los anteriores, con todos los seminaristas en Capilla Mayor de Calatrava para rezar la oración de Laudes. Después del desayuno tuvieron lugar las ponencias de la profesora Dª Carmen Yebra. Tras hacer referencia a la mutua implicación entre la Palabra y la Celebración de la Palabra, se hizo especial hincapié en la presencia de Dios en lo cotidiano. La liturgia se concreta en el espacio y en el tiempo y el mediador debe resituarse con el orante.

Después haber participado de la Mesa del Señor en la Capilla Mayor de Calatrava, pasamos a la mesa para comer y después tuvo lugar una visita guiada al complejo catedralicio de Salamanca. La contemplación del interior de la catedral es toda una catequesis, además de la historia de Iglesia de Salamanca esculpida en la piedra de Villamayor. Terminada la visita tuvimos la celebración de vísperas en el presbiterio de la Catedral Nueva presididos por las reliquias de San Juan de Sahagún y de Santo Tomás de Villanueva y seguidamente un concierto de órgano que fue el deleite de todos los presentes.

El último día del curso de verano giró en torno a la espiritualidad del canto, el ponente fue D. Teodomiro Álvarez. La música es un lenguaje universal presente en todos los lugares, capaz de evocar todo. Se nos pidió que tuviésemos aptitudes positivas ante la música, tratando de cantar siempre con sinceridad y buscando siempre la belleza.

Seguidamente tuvimos la celebración de la Eucaristía en la capilla del convento de santa Clara, allí pudimos compartir la mesa y la Palabra con mayor consciencia de la importancia de la liturgia y de la espiritualidad que de ella emana. Habían pasado cinco días desde nuestra llegada, pero para los asistentes nos parecía tan solo cinco minutos. No pudo tener mayor y mejor colofón que la visita al museo del convento de santa Clara, un espacio de espiritualidad que alberga impresionantes frescos en el coro bajo y claustro, pero aún mas impresionante es el artesonado que Joaquín de Churriguera quiso conservar cuando construyó la falsa bóveda. Algo parecido ocurre en la liturgia, lo importante queda en muchas ocasiones oculto por los revestimientos barrocos que aportan gran belleza, pero que deben conservar y respetar el propio misterio sin que lo pretendan suplantar.

Después de la comida todos los seminaristas regresamos a nuestros lugares de origen, la diócesis de Almería, Ávila, Barcelona, Ciudad Real, Cuenca, Getafe, León, Madrid, Málaga, Orihuela-Alicante, Osma-Soria, Salamanca, Sant Feliu de Llobregat, Sevilla, Valencia y Zaragoza.

Quisiera terminar dando las gracias a todos los ponentes que nos han formado en la espiritualidad de la liturgia, pero de un modo especial a los delegados de liturgia y a los responsables del secretariado de liturgia de la Conferencia Episcopal Española.

Un seminarista venido del Lugar de La Mancha.

José Manuel Vellón Valverde, Ciudad Real.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email