Iglesia en España

Crónica del IX Congreso Nacional de Pastoral Penitenciaria

IX CONGRESO NACIONAL DE PASTORAL PENITENCIARIA

El Escorial (Madrid) 16-18 septiembre de 2016

Convocados por el Departamento de Pastoral Penitenciaria de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española nos hemos reunido 300 congresistas para debatir y reflexionar sobre el lema “Abrazados en la Misericordia”. Este ha sido el centro de reflexión del IX Congreso Nacional de Pastoral Penitenciaria celebrado los días 16 al 18 de septiembre en el Escorial, en Madrid. Un Congreso que se ha visto enriquecido por la pluralidad de los participantes: capellanes, voluntarios de Pastoral Penitenciaria, funcionarios de prisiones, abogados, magistrados, trabajadores sociales. Una participación de todos los agentes que intervienen en el mundo de la prisión, enriquecida por las ponencias, testimonios y reflexiones de los trabajos en grupo.

El Congreso Nacional tuvo en valor la presencia de autoridades religiosas y civiles, vinculadas con Pastoral Penitenciaria y con Instituciones Penitenciarias. Abrió el Congreso Monseñor José Ángel Saiz Meneses, obispo responsable de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Española, quien desgranó el eslogan del Congreso, e invitó a vivir la experiencia del amor y la misericordia tanto por parte de los internos como de los voluntarios y funcionarios. El Rvdo. P. Paulo César Barajas, del Consejo Pontifico de Justicia y Paz nos regaló un mensaje del Cardenal Turkson que animaba a los congresistas cuando decía “Agradezco abundantemente el servicio pastoral que cada uno de vosotros realizáis, esa obra de misericordia que brota al reconocer a nuestro Señor Jesucristo presente en cada encarcelado…”

Por parte de las Administración Penitenciaria primeramente nos habló D. Ángel Yuste Castillejo, Secretario General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, quien valoró como muy positiva toda la presencia de la Iglesia, a lo largo de su historia, en relación con el sistema penitenciario, y que en cierta manera determina muchos aspectos del sistema penitenciario actual. Por otro lado D. Amand Calderó, Director General de Serveis Penitenciaris de la Generalitat de Catalunya, quien comentó como muy positiva la presencia de la Iglesia en la prisión y también el buen trabajo que realiza en la reinserción social de los internos.

El Congreso se centró en las tres áreas que configuran y marcan el compromiso pastoral de la Iglesia en España en la cárcel: Religiosa, Social y Jurídica. El primer día lo centramos en el Área Jurídica que estuvo iluminada por el Presidente de la Sección V de la Audiencia Provincial de Madrid, D. Arturo Beltrán Nuñez, quien analizó la situación actual del derecho penal en relación al mundo de la cárcel, las posibilidades y realidades, en esta época de continuos cambios. El sábado 17 septiembre el protagonismo lo tuvo el Área Religiosa donde el Cardenal Carlos Amigo Vallejo nos presentó “El rostro de la misericordia de Dios en la cárcel”. Compartió con todos los congresistas que “a pesar de su delito, el preso sigue siendo hijo de Dios, y para el que le regala una mirada misericordiosa”. Por muchos muros que tenga la cárcel, no hay reja ni barrera donde la misericordia no pueda entrar. Y el domingo 18 lo dedicamos al Área Social, en el que D. Sebastián Mora Rosado, Secretario General de Cáritas Española nos habló de una misericordia enraizada en lo social. Una misericordia acompañada de justicia, solidaridad y humanidad. Una misericordia que nos lleve a ver el rostro del pobre en la vida, en la sociedad y que esté atenta, desveladora, vinculante y profética, a pesar de los continuos cambios de nuestra sociedad.

Las ponencias fueron enriquecidas con la mesa de experiencias, donde compartieron su vida y su compromiso dos religiosos y dos laicos. Por la vida religiosa José Antonio Morala, terciario capuchino, nos compartió su vida en centros tutelados con jóvenes en situación de riesgo ó conflictivos. El mercedario P. José María Carod, nos habló de la acogida que hace una comunidad de tres religiosos en el Hogar Mercedario con hombres que salen de permiso o en libertad de la cárcel. La voz de los laicos la pusieron, María Yela, funcionaria y Delegada de Pastoral Penitenciaria de Madrid, que desde su trabajo en el CIS nos presentó la acogida que se hace en tercer grado, acogida de “puestas abiertas”, y finalmente Julián Carlos Ríos, abogado y comprometido con acogida de chavales en su casa, nos habló en primera persona de lo que ha supuesto en su vida el tema de la mediación penal, incluso con delitos de terrorismo. Testimonio que impactó profundamente

Clausuró el Congreso Monseñor Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Nos dirigió la palabra tanto en la clausura como en la homilía de la eucaristía final, destacando la creación del nuevo Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, en el cual se va a situar, a partir del 1 de enero cuando entre en funcionamiento nuestra Pastoral Penitenciaria. Y también nos recordó que los presos son amados por Dios, sin exclusión de ningún tipo, pues todos son hijos del mismo Padre Dios. Nos habló de la necesidad de la cultura del encuentro y de la humanización de la cárcel.

El Congreso ha elaborado una Declaración Final que quiere ser la línea de nuestra Pastoral Penitenciaria para los próximos cinco años.

Jubileo de los presos

Siguiendo el calendario oficial del Año de la Misericordia 2015-2016, nos encontramos que los días 5 y 6 de noviembre están destinados “a los reclusos” con peregrinación a San Pedro, según reza el anuncio.

Con expectación, pero sobre todo, con ilusión en las cárceles españolas, internos, voluntarios y funcionarios ha sido recibido el programa para este Jubileo. Muchas son las dudas en este momento, la experiencia es nueva, la iniciativa parte de la propia Iglesia, nunca antes se había planteado una actividad que suponga salir del país: permisos, trámites legales, acompañamiento, tipología de delitos…requisitos en los que estamos inmersos en el momento de escribir estas letras, pero ilusionados por tener la experiencia jubilar con el Papa Francisco. Un Papa que ha logrado colocar la cárcel en el camino de su viajes pastorales, y en la oración de muchos católicos del mundo.

Desde el Departamento de Pastoral Penitenciaria queremos que los presos que están en cárceles españolas vivan la misericordia de Dios en carne propia, y tengan un encuentro personal con el Papa Francisco en Roma, que les libere y redima de su pena, pero sobre todo que les empuje a comenzar una nueva vida en libertad y con Dios.

P. Florencio Roselló Avellanas, mercedario

Director del Departamento de Pastoral Penitenciaria

de la Conferencia Episcopal Española

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.