Revista Ecclesia » Crónica del I Congreso de iMisión
congreso-imision
Iglesia en España

Crónica del I Congreso de iMisión

Crónica del I Congreso de iMisión

Por José Manuel Coviella Corripio.  Madrid 4-6 de abril de 214

El Congreso comienza el viernes 4 de abril mediante un concierto-ágape con actuaciones de Jota Llorente, Álvaro Fraile y Dawidhs, en el colegio Nuestra Señora de las Escuelas Pías.

Id por todo el mundo y predicad el Evangelio. Evangelio es la Buena Nueva. Este es el encargo de Jesús. Hoy con Internet podemos acercarnos mejor a todo el mundo. Integrar el mensaje de la Buena Nueva en la “nueva cultura” de comunicación: las redes sociales. Así la Iglesia escuchará, en este tercer milenio, el anuncio y lo trasmitirá.

 

Con esta filosofía ha nacido iMision. Proyecto de un grupo de católicos que comparten una misma inquietud: evangelizar en internet. Tiene como objetivo crear una red de IMisioneros que comuniquen  el Evangelio a través de Internet

Más de 250 de católicos expertos en comunicación online se reunieron desde el viernes día 4 abril hasta el domingo en Madrid en el «I Congreso iMisión de Evangelización en Internet» y varios miles más lo siguieron en «tiempo real» a través de video-streaming y las redes sociales.

EL Congreso se desarrolló bajo tres objetivos principales:

1) Crear comunidad entre los distintos grupos y personas católicas que se sienten misioneros en el Continente Digital y celebrar juntos nuestra fe.

2) Reflexionar conjuntamente sobre la evangelización en Internet.

3) Contribuir en la formación de los participantes sobre las técnicas, estrategias y doctrina que debemos tener en cuenta a la hora de evangelizar en Internet, especialmente en las Redes Sociales.

 

Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, presidió la Eucaristía de inauguración en la capilla de San Pablo CEU, invitando a los participantes a ser “luz en las redes sociales”.

 

A continuación Los miembros del staff de #iMision se presentaron uno a uno.

José Lozano, sacerdote; la hermana Xiskya Valladares, Daniel Pajuelo, sacerdote marianista; y los seglares Santi Casanova y Ana Medina, la encargada de prensa. Dieron asimismo la bienvenida a todos los presentes.

El periodista Antonio Moreno inicio su labor de moderador y presentador de los ponentes.

En primer lugar y a través de video-conferencia intervino Mons. Claudio María Celli, Presidente del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales.

Según Celli, la red es lugar de vida, habitado por personas donde Cristo, también se hace presente y donde sopla el Espíritu. La presencia de la Iglesia en la red es indispensable; hay que estar presente, siempre con un estilo evangélico, en este – que para tantos jóvenes – se ha transformado en una especie de ambiente de vida, para reactivar las preguntas que no se pueden borrar del corazón sobre el sentido de la existencia, e indicar el camino que conduce a Aquel que es la respuesta: el Señor Jesús.

La comunicación no son los instrumentos, las técnicas o estrategias de persuasión. La comunicación, en definitiva, es la constante dinámica de donación de nosotros mismos, permaneciendo dispuestos a acoger a lo que otros nos ofrecen. Destacó tres ideas fundamentales: a ser promotores de una cultura del encuentro, a dar testimonio con la vida y a una formación permanente. Ha destacado que “comunicación es experiencia, relación profunda de un hombre con otro, de una persona con otra”.

1ª Sed promotores de la Cultura del Encuentro. El Papa Francisco nos indica que el buen samaritano no sólo se acerca, sino que se hace cargo del hombre medio muerto que encuentra al borde del camino. Por lo tanto, comunicar significa tomar conciencia de que somos humanos, hijos de Dios y que tenemos que construir una Iglesia que sea casa de todos. La comunicación debe promover una cultura del encuentro. Una iglesia abierta que va al encuentro del ser humano de hoy.  El Papa habla de periferias existenciales.  Una iglesia que camina con el hombre de hoy.

2ª  Llamados a dar testimonio, es decir, estamos llamados a ser testigos coherentes de la fe que profesamos. Cada discípulo es misionero. Estamos llamados a dar un testimonio personal. A veces con sufrimiento y persecución. La iglesia no sólo quiere maestros, quiere también testigos. Saber dar un testimonio verdadero.

3ª Formación. Es necesario seguir creando espacios de formación ante las transformaciones técnicas, sociales y culturales que estamos viviendo. Gracias a la formación permanente podremos “saber ser y saber estar” en los nuevos ambientes comunicativos donde estamos llamados a vivir nuestra fe.

El Papa Francisco nos dice que internet no es un conjunto de cables sino personas reales. Con sus gozos, alegrías y con las dificultades del vivir hoy. Debemos anunciar a Jesucristo, su amor, su ternura.

Hay que conocer las tecnologías de hoy. Pero comunicación no es solamente saber en el ámbito tecnológico. Es conocer la experiencia del amor de Cristo. Todos tenemos en nuestro corazón preguntas que tocan las necesidades más vivas del ser humano.  Ayudar al hombre y mujer de hoy en la búsqueda de la verdad.

 

A continuación tuvo lugar la ponencia marco bajo el título de “Evangelizar en el tiempo de la Red” a cargo de Antonio Spadaro, sj, autor de Ciberteologia; actualmente director de La Civiltà Cattolica y mundialmente conocido por la entrevista al Papa Francisco.

 

Internet es un hecho, un lugar, un mundo de relaciones, algo tan viejo como las personas y que sirve y da respuesta a necesidades humanas clásicas. En esas redes Dios está, no hay que ponerlo. Su ponencia, con los cuatro retos finales, ha sido aplaudida por todos los asistentes. La capacidad para suscitar preguntas, y remover, ha sido una de las claves verdaderamente centrales de su discurso. Internet es un hecho; pero Internet no es el conjunto de cables al igual que un hogar no son los muros. Internet es algo más que eso. Internet es un espacio de experiencia de nuestra vida cotidiana. En realidad internet no existe. Pues la vida misma es una red que se expresa de forma física.  Cuando hablamos de la red, dijo, hablamos de revolución. Pero una revolución ya antigua. El ambiente digital no es virtual. Es parte de la realidad cotidiana. Es real y diverso. Debemos dejar al margen el término virtual. No basta que un ambiente sea físico para ser auténtico. El ambiente digital debe ser por lo tanto auténtico.

Pero en internet ¡hay tanto mal!. ¿Cómo se puede vivir la vida cristiana?. No podemos juzgar la red fijándonos en las patologías.  El objetivo de la iglesia no es estar a la última.  La tarea de la iglesia es comprender el valor espiritual de internet. Ayudar a que la red sea bella y plan de Dios para la humanidad.

Pablo VI en 1964 nos decía  “…la ciencia y la técnica nos hacen ver nuevos misterios.  El cerebro mecánico viene en ayuda del cerebro espiritual…”. Palabras proféticas. Es gracias a la tecnología que la materia puede ofrecer al espíritu un gran obsequio.  El homo tecnológico es el mismo que el homo espiritual.

Desarrollo, a continuación  cuatro retos:

Primero, la capacidad de buscar y encontrar a Dios. En la Edad Media, el hombre se orientaba de manera natural. Con el tiempo el hombre ha perdido su naturaleza de brújula. El hombre se ha convertido en alguien que está a la búsqueda de Dios. El hombre ha comenzado a buscar a Dios. En realidad la imagen del hombre es aquel que se siente perdido.  No tiene cobertura.  Hoy estamos siempre abiertos a la búsqueda de un canal.

Todo lo que recibimos son respuestas. El profesor no necesita dar respuestas porque las respuestas están por todas partes. Pero lo importante es reconocer las verdaderas preguntas. Nuestra necesidad no es estar dispuesto a recibir las buenas respuestas. El anuncio del evangelio es la repuesta a las preguntas, a todas las preguntas. Pero no es una respuesta más de publicidad, una de tantas respuestas. No. El Evangelio es el libro que contiene todas las preguntas del hombre. Eso cambia toda la lógica de la red.

Nosotros debemos estar preparados para que el hombre se formule las preguntas.    Discernimiento. Reconocer entre todas las respuestas que recibimos cuáles son las preguntas válidas. Ayudar a hacerse preguntas. Poner preguntas. Colocando fotos de fuerte valor simbólico. Ayudar la conciencia del hombre.

Segundo reto. Está cambiando la modalidad de consumo de disfrute de los contenidos.  La TV. está en crisis. Por qué. Hoy eliges. Hoy pones lo que quieres ver. La radio y la televisión ya no es cosa para jóvenes. La lógica está cambiando. El disfrute de los contenidos.

¿Y que es el catecismo? Un modo programado de comunicar la fe. Para la lógica del joven eso no “funciona”.  Hoy se vive una lógica diversa. Lógica que no es la lógica de la programación. Hay un riesgo: que la iglesia acabe convirtiéndose en un contenedor de la fe. Mons Celi ha advertido en el sínodo para la nueva evangelización. Estamos empezando a superar el modelo del púlpito. Estamos llamados a comunicar para comprometer y que puedan compartir los trasmitido.  Entender el significado de la palabra comunicar.

Tercer reto. Comunicar significaba trasmitir y compartir. Si comunicas y no compartes no lo comunicas. Compartir. La lógica del púlpito no funciona si no se comparte. El papa Francisco hace esta forma de comunicación. No es estrategia, es una forma de vida. Fijémonos en aquél gesto de agacharse para recibir la bendición, ¿qué sucede?. La gente que debía recibir de modo pasivo, se ha vuelto activa rezando por y con el papa.

El papa se inserta en la comunicación. Esta es la modalidad que, sobre todo, los jóvenes entienden.  Compartir en el comunicar.  Estoy comprometido en el mensaje que comunico.

La red es un lugar donde podemos tocar y ser tocados por los demás en nuestra vida espiritual.

Cuarto reto. Comprender esta interactividad y vivirla. Hoy vivimos la interactividad. Si no podemos interactuar no sirve. Somos interactivos. La interactividad está llegando a ser uno de los modos para la vida espiritual. En la espiritualidad cristiana la interactividad es parte de la vida interior.  Los retos son grandes y nuestra tarea enorme.

 

La mañana de este día continuó con una serie de talleres simultáneos que ilustraron sobre cómo crear podcast (Antonio Moreno y Ana Medina); cómo gestionar los trolls en la red (Xiskya Valladares (RP, iMision); cómo elegir fotografías creativas para evangelizar (Jotallorente); herramientas de gestión de redes (Paulina Núñez).  Asimismo, en la mañana se desarrollaron una serie de comunicaciones como: la religión en los medios digitales de comunicación, la noticia religiosa en el periodismo digital, recursos educativos y pastorales en el “Smartphone”, propuesta para medios católicos impresos.

 

Por la tarde y después de un momento de descanso y humor, a cargo Ester Díaz., tuvo lugar la segunda ponencia: “Iglesia  y evangelización en el continente digital” a cargo de Gustavo Entrala, socio fundador de la agencia 101 de comunicación y creador de la cuenta @Pontifex (tuiter del Papa). La agencia 101 es una agencia de publicidad especializada en marketing digital. Trabaja para el Vaticano como consultor para comunicaciones. Ha colaborado con el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales en la creación del portal News.va y la app The Pope para iPhone y iPad, y Android.

 

Gustavo ha dado claves precisas para una presencia evangelizadora eficaz en las redes sociales, que consigan “rentabilidad” evangelizadora. Indicó que hay que entender muy bien el producto, hablar con la gente conocer su cultura. Ver el valor del producto. Entender bien el producto. Como segundo paso, enfatizar con la sociedad. Un buen creativo pasa mucho tiempo con la gente.  Escuchar y ver, para entender en que está la gente, qué piensa etc. Tercer paso, utilizar las redes sociales para escuchar.

 

Destacó seis palabras: segmetación (no decir lo mismo y de la misma manera a todos, saber llegar, utilizar lenguajes específicos); medir el éxito (evaluar responsablemente, conocer el efecto y las consecuencias que tiene aquello que hacemos, conocer mejor la realidad en la que nos movemos y el alcance de lo que se hace); gustabilidad (belleza, y algo más, belleza con atractivo, que llame positivamente la atención y despierte), hacer la verdad excitante, hacer que la verdad se atractiva; empatía (de nuevo, una vez más, se recuerda que estar en la red es tratar con personas, de persona a persona, y es necesario salir de los guettos que fácilmente nos creamos al polarizarnos en la red), salir de la burbuja; arriesgar (con una cierta dosis de imprudencia, de innovación, de libertad interior al servicio del evangelio y de la iglesia, probar nuevos terrenos) y creatividad (que también se educa, aunque ciertamente es un don, tanto en el lenguaje como en los medios); libertad interior. Hacerse imprevisibles. Hacerse inclasificables. El papa Francisco es así, dijo. La peste del sigloXXI es el aburrimiento. Tu, ¿te diviertes evangelizando?. Si queremos conectar tenemos que ser divertidos, expertos en humanidad.

 

Al finalizar la tarde tuvo lugar una Mesa Redonda con experiencias evangelizadoras en las redes, en la que han participado representantes de Católicos_es (Javier de Lara); Aleteia (Alvaro Real);  May Feelings (Santiago Requejo); Arguments (José María Olaizola); Oficina Digital de la Compañía de Jesus (Sofía Altimari);  Curas Online (Sergio Codera).

La mesa fue moderada por Antonio Moreno, periodista y colaborador de iMisión.

El común denominador de todas estas plataformas es el servicio y la capacidad para generar comunidad en la red y llegar a muchos.

Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, al igual que en la inauguración, presidió la misa de clausura valorando positivamente este encuentro, animando a todos a la evangelización en las redes sociales, sin dejar de advertir del riesgo que generan también estos nuevos medios de comunicación cuando no son usados correctamente.

Tras la Eucaristía tuvo lugar la ponencia de la profesora de comunicación de la Universidad Carlos III, Susana Herrera, experta en redes sociales. Ofreció un compendio ágil y exhaustivo de “Buenas Prácticas para Evangelizar en Twitter”. Para el éxito, Herrera ha invitado a “cargarnos de Dios con tanta asiduidad como cargamos nuestro móvil” y a apostar por tuits “que aportan fe y confieren esperanza”.

El Congreso se cerró en la mañana del domingo, día 6 con una participación de 260 personas, generando más de 12.000 tuits y superando los 30 millones de impresiones del hashtag #iCongreso.

También asistieron personas de México, Venezuela, Italia y Brasil.

El staff de iMisión, organizador del evento, ha destacado las tres ideas de este gran encuentro:

  1. Escuchar: Superar la esquizofrenia; ser el rostro amable de Dios para el mundo de hoy; estar dónde está la gente.
  2. 2. Solos no podemos: No ser francotiradores, tenemos que crear sinergías, mostrar una sola Iglesia.

3. Evangelizar desde el testimonio: Desde la normalidad, los selfies, la alegría, el buen humor y también la coherencia con el mensaje.

 

Para terminar, los responsables de iMisión han destacado que la “etiqueta” que define a los iMisioneros es la #iComunión, “nuestra vocación particular en el Continente Digital”

Ante la pregunta sobre el futuro de iMisión, el staff ha dicho “El futuro depende de todos nosotros, porque iMisión no es un grupo de gurú sino el cemento que une las estelas”.

Para ello, en lugar de dar respuestas, han lanzando las siguientes preguntas:

1. ¿Cuál es tu por qué, para qué, para quién de lo que haces?

2. ¿Cuál es tu valor añadido o el de tu grupo?. ¿Qué puedes aportar a la evangelización digital?

3. Y Jesús nos pregunta ¿y tú quién dices que soy yo y cómo lo vas a contar?

El congreso ha sido seguido por streaming por aproximadamente un millar de personas gracias a http://www.aleteia.org/es/imision.

El #iCongreso también se ha vivido en las redes sociales. A través de este medio, los internautas han hecho llegar sus preguntas a los ponentes bajo el hashtag #iCongreso, una etiqueta que ha superado los 30 millones de impresiones durante el fin de semana, y que ha generado más de 12.000 tuits, llegando a ser Trending Topic en España.

José Manuel Coviella Corripio

 

Madrid, 7 de abril de 2014



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa