Crónica del 8 de septiembre del I Congreso Mundial sanjuanista: Clave para un diálogo interreligioso