Iglesia en España Nacional

Crónica de las Jornadas de teología sobre el Orden de las vírgenes

grupo

Jornadas de teología sobre el Orden de las vírgenes con ocasión del Año de la Vida Consagrada

Se han celebrado en Madrid este fin de semana las primeras Jornadas de Teología sobre Ordo Virginum en la Iglesia hoy, organizadas por las vírgenes consagradas de España. La ocasión la ha proporcionado la dedicación por el papa Francisco de este año a la Vida Consagrada, recordando a los consagrados y a toda la Iglesia su servicio al Evangelio, profecía de esperanza

Fueron inauguradas por Mons. Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, y por Mons. Joaquín Mª López de Andújar, obispo de Getafe y asesor para el Orden de las Vírgenes en la Comisión para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española, que han auspiciado estas Jornadas.

El arte de evangelizar por atracción

El día 1 de mayo, Mª José Cabrera, virgen consagrada de la diócesis de Tenerife, sobre “Encarnación y profecía: el arte de evangelizar por atracción“, desarrolló la esencia de la misión profética y evangelizadora de la virgen consagrada. Ella es presencia encarnada de Cristo vivo y resucitado, capaz de manifestar la belleza, verdad y libertad de su esposo. Las vírgenes son escogidas de una sociedad que escapa de lo duradero y eterno, y al mismo tiempo viven en todas las realidades del mundo a las que alcanza la misericordia de Dios. Ni mundanas, ni camuflando su identidad, sino unidas a Cristo y con amor creativo, serán reflejo y manifestación de Aquél que dio su vida por toda la humanidad.

La urgencia de la unión plena con Cristo

A continuación, monseñor Fernando Sebastián Aguilar, cardenal arzobispo emérito de Pamplona y Tudela pronunció la conferencia “Consagradas en Cristo Jesús” desde la perspectiva de la urgencia de valorar que la esencia de la misión de la Iglesia es la santidad. La virgen consagrada es una bautizada que acepta la llamada a vivir en el mundo la plenitud de la verdad de la consagración bautismal –muertos al mundo, vuelven a él para vivir según el Espíritu-. Siguiendo esta reflexión, el cardenal Sebastián aseguró que el “cuerpo” de vírgenes consagradas debería representar una parte “grande” del Pueblo de Dios, al valorarse la riqueza de su consagración, por la que la mujer renuncia al matrimonio y se entrega totalmente a Cristo resucitado, imitando literalmente su forma de vida y anticipando en el mundo la vida del Cielo.

Escudriñad las Escrituras

El Decano-Presidente de la Facultad de Teología S. Vicente Ferrer de Valencia, D. Juan Miguel Díaz Rodelas, dio comienzo a la jornada del día 2 de mayo, con su ponencia “Escudriñad las Escrituras, ellas hablan de mí “. Recordó la necesidad de la Ciencia de las Escrituras para conocer a Cristo y para hablar con Dios y expuso el camino y los retos que tiene la Iglesia hasta que sea la Biblia el texto principal de todos los cristianos. D. Juan Miguel recordó la necesidad de la lectura asidua de las Escrituras, acompañada del estudio y de la oración, buscar a la luz de la Iglesia el conocimiento progresivo de toda la Biblia, ver la intervención de Dios en la historia del hombre; conocer que no se agota en su dimensión humana, sino que es palabra de Dios válida para todos los siglos. Las vírgenes consagradas, dijo, insertas en el corazón de la Iglesia, han de colaborar particularmente en estas tareas.

Una vida enmarcada por los salmos

Cecilia Soldevila, virgen consagrada de la diócesis de Pamplona y Tudela en su conferencia “La oración sálmica en el Ordo Virginum“, aseguró que el estilo de vida de la virgen consagrada está enmarcada cotidianamente por la Palabra de Dios, en especial por los salmos, que la unen con Cristo y la Iglesia. La virgen consagrada ha de llevar una vida de alabanza y de ella ha de salir una súplica por la salvación del mundo. Por eso, afirmó Cecilia, recitar y meditar los salmos, es rubricar la identidad y misión de la virgen consagrada: alabar continuamente a Dios e interceder continuamente por todo el mundo.

Participación en la misión de la Iglesia, sacramento e instrumento de salvación

En la tarde del sábado monseñor Bernardo Álvarez Afonso, obispo de Tenerife habló de “El Orden de las vírgenes en la perspectiva de la Iglesia como sacramento de salvación“, partiendo de que la Iglesia es signo e instrumento de salvación y la virgen consagrada también lo es. La virgen consagrada, dijo Monseñor Álvarez Afonso, es signo e instrumento de salvación, por su presencia, por su gozo en el Señor, por su vida austera que muestra su pertenencia a Cristo esposo. Las vírgenes consagradas son signos e instrumentos de salvación por sus obras de penitencia y misericordia y por su apostolado, pero sobre todo, por la oración, personal y comunitaria, con la gente y en lugar de la gente que no ora.

Las vírgenes en los primeros siglos cristianos

La última ponencia estuvo a cargo del Decano de la Facultad de Literatura cristiana y clásica de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, D. Patricio de Navascués Benlloch, quien repasó cómo veían a “Las vírgenes en los primeros siglos cristianos” los Padres de la Iglesia que escribieron en esos siglos. De sus escritos se deduce que la virginidad consagrada es un tipo de vida asentado, sobre el que ellos principalmente, expresan el gran aprecio que le tiene la Iglesia. Así, expuso el profesor De Navascués, San Cipriano, Obispo de Cartago, cuando afirma que la virgen consagrada anticipa lo que le ocurrirá al resucitado: “Lo que todos hemos de ser ya habéis empezado a serlo vosotras”.

Con casi 90 vírgenes consagradas asistentes, además de los ponentes y algunos Vicarios o Delegados diocesanos, la participación en los diálogos resultó muy enriquecedora. El sábado, en una Celebración-Adoración eucarística, los participantes recordaron los objetivos que el Papa Francisco indicó para este año: memoria agradecida, futuro esperanzado y presente apasionado.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email