fiesta-santoña
Iglesia en España

Crónica de las fiestas de la Virgen del Puerto en Santoña (Cantabria)

Crónica de las fiestas de la Virgen del Puerto en Santoña (Cantabria)
Los artesanos extranjeros disfrutan y trabajan en las fiestas.

La asociación Buscando Vivir les ofrece una comida sabrosa cada
día.

Santoña está viviendo las fiestas de la Virgen del Puerto. Toda la villa es una fiesta, las calles, las plazas. Pero hay un lugar, el Paseo Marítimo, donde están instalados los artesanos de Latinoamérica, Asia y África. Un mosaico internacional que da belleza y colorido a las fiestas.
En sus puestos de venta se pueden adquirir alfombras, collares, pulseras, bolsos, carteras, bellas prenda de vestir, artículos típicos de África, y multitud de artesanía de Ecuador.

A las dos Buscando Vivir sirve la comida

Todos los días, a las dos de la tarde, la asociación Buscando Vivir, sirve 36 comidas a los artesanos extranjeros. Se prepara en el Albergue Municipal. Una comida bien cocinada, por Angelines, una comida abundante, sabrosa, que llega para todos,  y algunos repiten.  El lugar de la cita es en la prolongación de la calle Rentería Reyes,  al aire libre, allí hay tres mesas de piedra con sus bancos respectivos.   Se instala un mostrador de tres mesas portátiles que sirven para poner las bandejas del primer plato, del segundo, la ensalada, las patatas fritas y el postre.  Se les ofrece también el pan, el agua, los cubiertos y  las servilletas.

Es una comida en familia, la familia de los artesanos extranjeros. El ambiente es de armonía, de unión, de estar a gusto.
Ha sido una buena iniciativa, y el tiempo está acompañando, el ofrecer esta comida, hasta el domingo 14 de septiembre, en este bello lugar de Santoña. Puerto y Angelines y alguna otra persona colaboradora, ayudan, y tienen todo a punto.   Los artesanos están muy agradecidos por el servicio, por la acogida, por la atención.

¿Y los puestos para instalar la venta son caros o baratos?.
Buscando Vivir lleva muchos años viniendo a Santoña por las fiestas a ofrecer la acogida de los artesanos, y ve que Santoña es  una villa donde se viven las fiestas por todo lo alto, pero ve también que el precio por instalarse  en los puestos de venta, es muy elevado y que muchos artesanos sacan para pagarle y nada más. Se echa la culpa a la Ordenanza Municipal, pero claro, se puede cambiar, se puede modificar para que estos
artesanos extranjeros saquen algo para vivir ellos y sus familias, y no que sea una tarifa desorbitada.

Confiamos que en años sucesivos se revise la Ordenanza Municipal y se pongan unos precios por puesto asequible y no excesivos y que animan a no venir a Santoña.   La belleza internacional que dan todas estas personas de Latinoamérica, Asia y África, no se debe perder, y debemos posibilitar unos precios por puesto al alcance de sus posibilidades. Esto hará que las fiestas sean bellas y solidarias, especialmente con estas personas que también viven la crisis, y que desean estar junto a nosotros en estos días de fiestas de la Virgen del Puerto.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.