Iglesia en España Nacional

Crónica de la semana de teórico-práctica ecosolidaria con la Laudato Si´

Crónica de la semana de teórico-práctica ecosolidaria con la Laudato Si´: Una inmersión hacia la conversión integral
Ha finalizado ya la semana de conversión ecológica con la Laudato Si´ para la  Vida Consagrada, animada por Conchi Peláez, stj, y José Eizaguirre, celebrada en el recinto de las Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola INEA de Valladolid entre los días 8 y 15 de julio, y en la que han participado 12 religiosas de siete congregaciones y tres laicos.

Es la segunda vez que se celebra esta semana teórico-práctica ecosolidaria, después de la de 2013, en esta ocasión con el impulso de la encíclica Laudato Si´ para ayudar a los participantes a hacerse «más conscientes de las repercusiones de nuestra forma de vida, profundizar en nuevas pautas de comportamiento, y compartir criterios y recursos que nos ayuden a vivir de maneras más sostenibles, solidarias y saludables».

Según el testimonio de Susana Nieves Moreno, hcsa, «la experiencia que hemos vivido ha superado con creces lo que traíamos en nuestra mochila desde que nos pusimos en este camino de `conversión ecológica´. La invitación que nos hicieron Conchi Peláez, de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, y José Eizaguirre, con el apoyo del Área de Justicia y Solidaridad de Confer, se ha transformado en una preciosa muestra de la biodiversidad y la fraternidad».

«La resonancia de la primera edición de la Semana eco-solidaria, fue un excelente punto de partida y quizá en algunos de nosotros, una buena intuición para confiar en esta iniciativa. En esta segunda edición, el sello de la encíclica Laudato si’, ha sido la mejor confirmación de que aquella experiencia primera estaba siendo el germen profético de `conversión ecológica´ a la que el papa Francisco, después, nos ha invitado con su `carta magna´ de la ecología: muchas cosas tienen que reorientar su rumbo (en nuestro mundo), pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida (202)».

Durante la semana como comunidad temporal de Vida Consagrada se ha vivido el día a día de modo sencillo, ecológico y solidario en la alimentación, la limpieza y el aseo, con una dieta vegetariana y productos de limpieza caseros y naturales.

En palabras de José Eizaguirre, “la transmisión del conocimiento a través de las ideas, no es suficiente para la conversión, sino aprender a vivir de otra manera”. Ese fin se ha reforzado con talleres prácticos que han buscado el cambio en hábitos domésticos, y con contenidos teóricos (consumo justo, desarrollo sostenible, banca ética, trabajo cooperativo y en red, entre otros).

Para Susana Nieves, «la vida consagrada no puede quedar al margen de este nuevo paradigma que es la ecología: todo conectado con todo; todo en relación. Todos co-responsables. Y es que el cuidado de la Creación y el compromiso con los excluidos y empobrecidos de nuestra `casa común´ -la madre Tierra-, son las dos caras de una misma moneda».

Más información, en este enlace.

Madrid, 21 de julio de 2016 (IVICON).-

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.