Revista Ecclesia » Cristina Inogés en su libro sobre las beguinas: «Están de permanente actualidad»
Iglesia en España Última hora

Cristina Inogés en su libro sobre las beguinas: «Están de permanente actualidad»

Mujeres libres no atadas a un hombre en plena Baja Edad Media. Pero no eran monjas, sino otra cosa. El movimiento de las beguinas presenta todavía muchas áreas de estudio, y sobre ellas ha hablado la teóloga y colaboradora de ECCLESIA, Cristina Inogés, en la presentación del libro Beguinas. Memoria herida, de la editorial PPC y que se presentó este 16 de diciembre en la Librería Paulinas de Madrid.

«Descubrí a las beguinas de manera fortuita en 1998, durante un viaje a Brujas. Las conocí, me entusiasmé y me puse a investigar. Lamentablemente por aquel entonces apenas había bibliografía sobre ellas», explicó Inogés.

«Tal fue la fuerza de las beguinas que llegaron ser un millón en toda Europa. Eso sí, no pensemos en ellas como en un movimiento coordinado, porque no existían ni las comunicaciones ni las redes como ahora», dijo la autora.

«A menudo pensamos en la Edad Media como un tiempo oscuro, pero el movimiento de las beguinas rompe con esta idea. Quizá tenemos en la mente el románico y precisamente ellas se mueven en ese gótico de las catedrales de la luz, en el tiempo en el que florece el comercio y la comunicación, con un papel más destacado del laicado…». Las beguinas son todavía unas grandes desconocidas para la Iglesia, «porque han sido víctimas de los estereotipos y las etiquetas. Durante siglos en las notas al pie de los libros se las ha presentado como un movimiento herético sin más y eso ha hecho que se las dejara a un lado».

Cercanía a los más pobres

La supresión del diaconado como tal crea un vacío en la atención a pobres y ellas aprovechan «ese hueco». Es la Edad Media, donde hay guerras, cruzadas, peregrinaciones y una peste. Todo ello genera una gran pobreza, y queda abandonado el espacio que atendían diáconos y diaconisas. Las beguinas suplen ese ministerio acercándose a los pobres; de hecho, sus beaterios nacen como hospitales. Además, ellas en las ciudades, porque saben que allí hay mucha necesidad. «Eso sí, no eran monjas, aunque algunas acabaron abrazando la vida cisterciense para evitar la hoguera».

Tal y como explico Inogés, «son unas mujeres muy inteligentes porque se dan cuenta de que, después de siglos de una Iglesia sinodal, el pueblo está desconectando con el hecho religioso, porque solo se reza en latín, porque la institución se ha hecho excesivamente jerárquica… Y ellas buscan la manera de acercar a Dios a la gente utilizando las lenguas que empiezan a surgir en Europa, el estilo de los juglares, el uso de metáforas para hacerse entender… Por ello, están de permanente actualidad aunque hayan pasado tantos siglos».

«Las beguinas nos interpelan hoy»

Rosa Ruiz, misionera claretiana, presentó el libro junto con la autora. La misionera explicó que «las beguinas son inclasificables, por lo que nos interpelan hoy, en un mundo y una Iglesia en los que necesitamos grande estructuras. No se pueden decir que sean antisistema porque no van en contra de las estructuras».

Ellas tienen claro «cuál es su foco y no se pierden en elementos secundarios, se desarrollan y se mueven con tal libertad que son flexibles en su manera de organizarse. Esa libertad es la raíz de porqué eran tan fecundas, no se pierden en debates sobre qué es lo que tiene que hacer o vivir una religiosa o una laica… Tampoco tienen esa obsesión que tenemos nosotros porque permanezcan nuestras instituciones y nuestra obras, ellas solo se preocupan por traducir el Evangelio a la gente y por servir al pueblo».

La mayor lección que dan las beguina, explicó, «es que no se enredan en batallas teóricas, simplemente buscan y le facilitan a los demás esa búsqueda para ser feliz, para ir al centro que es Jesús». «Hoy también hay muchas beguinas, son mujeres entregadas a Dios y a los demás, que huyen de las etiquetas. Hoy necesitamos beguinas», concluyó Ruiz.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas