Firmas

Cristianos perseguidos y asesinados por la yihad, artículo de Fidel García Martínez

CRISTIANOS PERSEGUIDOS Y ASESINADOS POR LA YIHAD

Los cristianos son la confesión religiosa más perseguida y martirizada, no sólo en Irak y Siria, sino en todo el Mundo, son las víctimas preferidas de los fundamentalismos totalitarios políticos y/o religiosos radicales, como el falso Estado Islámico.

El testimonio del obispo de Mosul quien no logró contener las lágrimas mientras narraba el drama de su pueblo sirio-ortodoxo, decía: por primera vez en 1.500 años no hemos podido celebrar la fiesta de san Shmuni. Y es que la comunidad cristiana siria es la más antigua de la zona y llegó a esa tierra mucho antes que otras comunidades.

Ante el silencio de la comunidad internacional que nada quiere saber de los derechos humanos fundamentales que son violados de forma sistemáticas en comunidades cristianas, el Papa Francisco ha realizado una apremiante llamada a la Comunidad Internacional, sólo ha respondido de forma clara y contundente el primer ministro británico, Cameron, quien en su mensaje se ha solidarizado como cristiano con sus hermanos perseguidos en algunos países islámicos.

El Papa Francisco sigue con gran preocupación los dramáticos sufrimientos de los cristianos que en varias partes del mundo son perseguidos y asesinados por su credo religioso y no deja de denunciar en sus apariciones públicas el martirio continuo de cristianos, cuyo número excede al terrible de las antiguas persecuciones romanas encabezadas por Nerón. Incluso algún niño cristiano ha sido crucificado sin que nadie haya levantado su voz en solidaridad, por lo visto los niños cristianos son menos niños que otros, cuando la realidad es que todos los niños tiene la misma dignidad sean de donde sea y tengan la creencias religiosas que tenga, menos los niños de los cristianos y sus padres: la fobia anticristiana está instalada, también, en la vieja Europa, de forma no cruenta pero más sofisticada y reaccionaria, porque ha renunciado a sus raíces, para arraigarse en la nihilismo religioso y en el relativismo moral, con los efectos perniciosos que se sufren todos los días.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.