Internacional Última hora

El cardenal Barreto moviliza a la Iglesia peruana para afrontar la pandemia: «Aquí hay una experiencia muy dura»

El cardenal Pedro Barreto Jimeno, arzobispo de Huancayo, ha señalado «con satisfacción» que dos nuevas plantas de oxígeno «van a instalarse» en Huancayo y Jauja. «En 15 días entregaremos a la Dirección Regional de Salud la cantidad recaudada para la primera planta de oxígeno que será colocada en el hospital Daniel Alcides Carrión». Así lo ha precisado en una entrevista concedida al digital El Comercio peruano, en la que afirma que la segunda planta de oxígeno para el hospital Domingo Olavegoya de Jauja, que servirá para salvar vidas y abastecer de oxígeno a todos los enfermos de coronavirus.
A través de la campaña «Quiero vivir, me falta oxígeno», el arzobispado de Huancayo ha logrado recaudar más de un millón de soles peruanos (unos 250.000 euros) para reforzar la atención los pacientes COVID-19 en la región. El cardenal ha asegurado que «la comisión técnica evaluó varias proformas y se está decidiendo por adquirir las plantas de oxígeno de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) porque hará la entrega en menos tiempo. Incluso los ingenieros de la PUCP capacitarán a los equipos de Huancayo y Jauja para poner en funcionamiento los respectivos equipos».

Cinco meses de confinamiento

Barreto ha reconocido que «nunca pensó que estuviésemos en esta situación. Llevamos ya casi cinco meses de confinamiento desde el 16 de marzo» pero ha lamentado «la lentitud» de los «procesos burocráticos, que hace que muchas autoridades no se atrevan a tomar decisiones radicales por el temor a que más adelante le hagan un juicio o una denuncia. Es desesperante la lentitud para actuar». En esta línea, ha mostrado su preocupación porque «se habla de que falta oxígeno y no se mueve nada a favor de la población, cuando hay algunas plantas de oxígeno como las de La Oroya, que hasta ahora nada. Nadie mueve un dedo a pesar de los reclamos, los gritos, las súplicas para prever esta situación cada vez más catastrófica. Aquí hay una experiencia muy dura. Nosotros estamos consiguiendo las plantas de oxígeno, pero el mismo Ministerio de Salud, a través de la Digemid (Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas) hace normas que agudizan los problemas en vez de solucionar».
Por último, el cardenal Barreto, ha querido destacar «la solidaridad de la sociedad civil, a la que ha pedido «ser responsables y cumplir con las medidas para reducir la propagación del coronavirus», ya que el epicentro de los contagios va ser la región Junín y especialmente la ciudad de Huancayo.

Print Friendly, PDF & Email