Firmas

Cosas del primer Papa, San Pedro

Cosas del primer Papa, San Pedro

P. JOSICO, Párroco y compositor

Padre Josico

Todos conocemos y sabemos que Pedro, el pescador de Galilea, era un hombre bueno que amaba mucho a Jesús y que también era un hombre muy espontáneo y por eso muchas veces decía las cosas que se le ocurrían llevado de su espontaneidad. Pues, mirad lo que en una ocasión ocurrió, o al menos así me lo imagino a la hora de escribir este artículo para la revista Ecclesia en su renovación y presentación externa.

Cuando Jesús de Nazaret se iba a marchar al cielo, y, para que los suyos continuaran su obra salvadora y evangelizadora, les dijo a sus discípulos: “Id por el mundo y predicad el Evangelio a todas las gentes”… Y fue entonces cuando Pedro, el pescador de Galilea le preguntó a Jesús:

Maestro, tú nos envías al mundo a predicar el Evangelio, pero, ¿cómo lo vamos a hacer? ¿Con qué medios contamos, porque tú sabes que somos unos pobres pescadores… Y Jesús, con gran aplomo y seguridad le dijo a Pedro: ¿Tú sabes cantar?..

Maestro, contestó Pedro, ¡qué cosas se te ocurren, que si sé cantar, que si sé cantar!.., pues, claro que sé cantar, tú me has oído muchas veces mientras estábamos pescando y mientras íbamos de ciudad en ciudad y de aldea en aldea a anunciar el Reino de Dios.. Es verdad que no soy un ruiseñor cantando, pero tampoco lo hago tan mal.. Y sobre todo, Señor, es que canto con ilusión y pongo todo mi corazón y mi alma en lo que canto, pero no acabo de entender el por qué me has preguntado que si sé cantar.

Entonces Jesús le dijo: Pedro, en el canto, en la música, tienes y tenéis todos un gran medio para cumplir el mandato de predicar el evangelio a todas las gentes.. Cantad, cantad siempre, porque el canto es expresión de fe y de alegría del corazón. El canto tiene mucha fuerza para ganar los corazones y si os ganáis los corazones de las gentes, entonces os escucharán con más agrado todo el mensaje evangélico. Mirad, la música es algo connatural al hombre, a toda persona de cualquier condición, raza y edad porque el hombre es un ser musical, el hombre está hecho para la música que es el corazón de la vida y la música es el regalo que toda persona ha recibido de Dios como prolongación de la creación que respira música por los cuatro costados desde la mañana a la noche y desde la noche a la mañana, y el ser humano sólo tiene que descubrir, desarrollar y perfeccionar este regalo musical de Dios…Dios creador conoce mejor que nadie la fuerza emotiva, arrasadora y transformadora de la música en todos los campos y por lo tanto en la tarea evangelizadora…¡Ánimo, Pedro, en la música tienes y tenéis un gran medio evangelizador!..

Y recordad todos que el evangelio es la canción más bonita que se puede escribir y predicar cantando porque es un mensaje de salvación, de esperanza, de felicidad para los hombres de todos los tiempos y de todas las edades y condición. ¿No os acordáis que el saludo del ángel a mi madre en Nazaret fue: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”, y que los ángeles, cuando yo nací en Belén, cantaron: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que él quiere tanto?. ¿Habéis olvidado lo que dicen los salmos: “Dichoso el pueblo que sabe cantarte; y cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades”?..

Entonces, Pedro, el pescador de Galilea sobre el que Jesús fundó su Iglesia, mirando a Jesús con una mirada humilde y agradecida, le dijo: Maestro, perdona mi torpeza. Desde ahora irémos por el mundo anunciando a todas las gentes tu evangelio, y lo haremos con mucha alegría, y lo cantarémos con ilusión para que todos queden prendados de tu evangelio. Primero, por el mensaje, y después, por la música; así lo haré yo, y así se lo pediré que lo hagan todos mis sucesores en el papado por los siglos de los siglos. Gracias, Señor, por habernos recordado y enseñado que la música y el canto son unos medios maravillosos para anunciar tu evangelio a todas las gentes.

Y cuenta la tradición y los evangelios apócrifos que lo primero que hacía san Pedro cuando llegaba a un pueblo y reunía a las gentes era comenzar cantando esta canción:

Algunos de los últimos papas, sucesores del primer papa pescador de Galilea, san Pedro, han mantenido y promocionado este mandato de Jesús a la hora de evangelizar. Recordemos a san Pío X y al mismo concilio Vaticano II que dice: “La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne”. (Sacrosanctum Concilium, nº 112).

Un servidor tuvo la alegría y la satisfacción de cantar para el papa san Juan Pablo II en su biblioteca privada, y al final de la entrevista me dijo: “Padre Josico, sigue evangelizando por medio de la canción y de la música”.Por eso, con profundo gozo y agradecimiento, no he dejado de cumplirlo ni antes ni después de aquella entrevista. Y mi decisión quiero mantenerla mientras el Señor me dé fuerzas y teniendo siempre presente lo que dice el salmo 100: “Para ti es mi música, Señor”. Y desde aquí animo a todos a cantar las grandezas del Señor con tantas y tantas canciones que existen en el mercado, y agradecer a aquellas personas que utilizan mis canciones en las diversas actividades pastorales y litúrgicas. ¡Gracias!.

José Sánchez López ( P. JOSICO)
Cura párroco de Minaya. 10-3-2019

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.