Residencia La Inmaculada, en Coria
Iglesia en España Última hora

Coria-Cáceres cierra sus residencias por prevención ante los brotes en Extremadura

Desde el lunes, las siete residencias de mayores que administra la diócesis de Coria-Cáceres permanecen cerradas. Esta decisión se ha tomado debido al elevado número de contagios y brotes en la región de Extremadura, con 28 brotes activos. Se intenta, de esta manera, proteger a los residentes de posibles contagios. «Ya no podrán recibir visitas, aunque se mantiene la comunicación directa con sus familiares a través de videoconferencias, WhatsApp y otros medios», explica Francisco Manuel Delgado, técnico de apoyo a las residencias de la diócesis.

Las últimas residencias en cerrar fueron San Rafael de Membrío, el lunes 17 de agosto, y Familia Masides de Aldeanueva del Camino, desde el sábado 15. El verano y la situación de las residencias ha sido reflejo de la evolución de la pandemia en Extremadura. «Los brotes en la región están controlados, por ahora, pero la trazabilidad es muy diferente, porque es difícil saber dónde ha estado uno en todo momento», explica Delgado. Ante la situación, desde la diócesis se tomó esta decisión. Sobre la reapertura, depende de la evolución de cada día. «Valoraremos la evolución del virus día a día en cada área y localidad, y si los brotes se controlan y bajan los contagios no habrá motivos para mantener el cierre», añade Delgado.

Señala el técnico que cerrar no es algo deseable. «Tiene consecuencias físicas y emocionales para los mayores. Y ya, mientras las residencias estaban abiertas, había un protocolo estricto de visitas», explica.

Un cierre progresivo

Las residencias para mayores que gestiona la diócesis de Cáceres se han ido cerrando a las visitas progresivamente. En primer lugar, en la semana del 18 al 26 de julio se acordó un cierre preventivo de todas las residencias, debido a los nuevos brotes que se produjeron en la región extremeña. El mismo día 26 de julio se abrieron todas las residencias, excepto la de Nuestro Hogar, en Brozas, por la cercanía de un brote en la localidad de Navas del Madroño.

Ya en agosto, el día 7 fue la administración pública la que ordenó el cierre de las residencias en la ciudad de Cáceres debido a la situación epidemiológica de la ciudad, cerrándose la residencia Nuestra Señora del Rosario. «Era algo que ya estábamos valorando», señala Delgado. Cuatro días después, el 11 de agosto, los contagios se agravaron en el área de salud de Coria. Eso llevó a cerrar las dos residencias de Coria (San Nicolás de Bari y La Inmaculada), y la de Torrejoncillo (Santa Isabel), en la misma área de salud.

Print Friendly, PDF & Email