Revista Ecclesia » Contra avaricia, largueza, por José-Román Flecha (Diario de León, 26-7-2014)
firmas-ecclesia-4
Opinión

Contra avaricia, largueza, por José-Román Flecha (Diario de León, 26-7-2014)

Contra avaricia, largueza, por José-Román Flecha (Diario de León, 26-7-2014)

La necesidad de “tener” cosas es connatural al ser humano. Al alargar su mano e intentar apoderarse de lo que le rodea, ya el niño revela su deseo de ser señor de su propio ambiente. 

Lo malo no es tener cosas ni desear tenerlas, sino someter la propia vida a ese afán de posesión, de forma que la persona pierda toda su libertad.

El avaro es el que no logra percibir el límite de posesiones que le bastan para vivir dignamente. Su ansia de acumular bienes es enfermiza. La avaricia refleja la inseguridad del ser humano, que necesita apoyarse en las cosas que cree “poseer” para sostenerse en pie y mantener la imagen de sí mismo que desea presentar en la sociedad.

El avaricioso aparece a los ojos de los demás como un egoísta insolidario. Le bastaría abrir los ojos para ver que otras muchas personas están necesitando los bienes que él acumula sin necesidad.

Finalmente, el avaricioso no demuestra la sana confianza en Dios que caracteriza a los verdaderos creyentes. Ese deseo de acaparar bienes le lleva a idolatrarlos y a olvidar la providencia de Dios.

San Juan de Ávila presenta la avaricia como una idolatría: “Si tienes tu amor puesto en tu honra, en un deleite bestial, en una venganza o hacienda; [si] en el lugar que había de estar Dios puesto, está otra cosa que no es Él, ¿no te diré que aquél tienes por Dios y no a Dios, a aquél honras y a Dios deshonras?”

Siguiendo la doctrina de los Padres, el Santo exhortaba a los fieles a desprenderse de sus bienes a favor de los demás: “Hermanos, no seáis cortos en dar, pues Dios es tan largo en daros a vosotros; no deis blanquillas por Dios, pues que Dios os da a su Hijo a vosotros”.

Si la avaricia personal es detestable, en nuestro mundo actual, la avaricia se ha convertido en un pecado colectivo, de forma que deja al descubierto nuestras estructuras de pecado. Ya el Papa Pablo VI denunciaba el tremendo bache que se abre entre los ricos y los pobres: “Cuando tantos pueblos sufren hambre…, todos los despilfarros públicos o privados, todos los gastos ostentosos, a nivel nacional o personal, todas las carreras inacabables de armamentos, son un escándalo intolerable”.

En su encíclica “Dios es amor” el Papa Benedicto XVI afirma que, en esta era de la globalización, “se puede contar con innumerables medios para prestar ayuda humanitaria a los hermanos y hermanas necesitados, como son los modernos sistemas para la distribución de comida y ropa, así como también para ofrecer alojamiento y acogida. La solicitud por el prójimo, pues, superando los confines de las comunidades nacionales, tiende a extender su horizonte al mundo entero”.

Contra avaricia, largueza. Hoy la palabra “largueza” ha caído en desuso. Muchos la sustituyen por la solidaridad. Con ella se pueden vencer las tentaciones de institucionalizar la avaricia y el acaparamiento de los bienes a costa de la marginación de los más pobres.

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa