Construir desde el consenso y la paz, mensaje de los obispos del Paraguay
Internacional

Construir desde el consenso y la paz, mensaje de los obispos del Paraguay

Construir desde el consenso y la paz, mensaje de los obispos del Paraguay

“Es urgente distribuir y administrar nuestros recursos económicos para atender las situaciones prioritarias de salud, alimentación y educación, en especial del 20% más pobre de nuestra población. Debemos combatir la pobreza que afecta mayoritariamente a niños y mujeres, generar empleos y oportunidades, acompañar al campesinado y promover la agricultura familiar campesina, cuidar un desarrollo rural sostenible y ecológico, asegurar la equitativa distribución de la tierra, respetar y promover a los indígenas y atender las necesidades de otros sectores vulnerables”, es el llamado que se desprende del comunicado difundido hoy por la Conferencia Episcopal Paraguaya.

Con el documento denominado: Construir desde el consenso y la paz, los obispos del Paraguay, reunidos en su 214 asamblea plenaria han manifestado que “un proyecto país, la patria que sueña nuestro pueblo, requiere del esfuerzo y de la participación de todos; donde todos pueden y deben aportar y donde la diversidad de visiones debe ser valorada positivamente”.

El siguiente es el texto completo del comunicado:

Construir desde el consenso y la paz

Queridos hermanos y hermanas, los Obispos del Paraguay reunidos en la 214° Asamblea Plenaria Ordinaria expresamos:

Nuestro país está atravesando por una situación político-social conflictiva preocupante.  El conflicto se agrava con el riesgo de la confrontación y la fragmentación de la sociedad, suscitado por el debate jurídico y político en la relación con interpretaciones divergentes de la Constitución Nacional y las próximas elecciones presidenciales 2018. Exhortamos, a este respecto, a pacificar los ánimos, a la prudencia y al diálogo respetuoso en los procesos de desacuerdos y discrepancias..

Necesitamos un consenso nacional para elaborar una “agenda país”, que fije la ruta, los objetivos y los medios del desarrollo integral que anhelamos para nuestro pueblo y que podemos construir solidariamente. Este consenso exige que escuchemos el clamor de los pobres, que definamos las urgencias y las prioridades para asegurar el progreso y el bienestar de todos, para erradicar la inequidad escandalosa que lesiona la dignidad y la justicia social.

Es urgente distribuir y administrar nuestros recursos económicos para atender las situaciones prioritarias de salud, alimentación y educación, en especial del 20% más pobre de nuestra población. Debemos combatir la pobreza que afecta mayoritariamente a niños y mujeres, generar empleos y oportunidades, acompañar al campesinado y promover la agricultura familiar campesina, cuidar un desarrollo rural sostenible y ecológico, asegurar la equitativa distribución de la tierra, respetar y promover a los indígenas y atender las necesidades de otros sectores vulnerables. Asimismo hay que dar seguridad a nuestra gente, a nuestras familias, que se ven afectadas por el creciente índice de criminalidad, la violencia y los abusos que afectan especialmente a los niños y a las mujeres, los secuestros, el avance del narcotráfico y grupos armados como el EPP. Urge el uso responsable del agua, de nuestros recursos hídricos, la preservación de nuestros bosques y el cuidado del medio ambiente.

Invitamos a todos los sectores involucrados, los Poderes del Estado, los líderes políticos y religiosos, las organizaciones sociales, las instituciones públicas y privadas, las fuerzas de seguridad, los jóvenes y los mayores, hombres y mujeres, a considerar los principios enunciados por el Papa Francisco y que constituyen valiosos instrumentos para la reflexión y la acción en un contexto de tensión: 1) El tiempo es superior al espacio. Que la coyuntura no nos ahogue y que sepamos ver y apoyar los procesos positivos que vive nuestro país; 2) La unidad es superior al conflicto, lo que nos debe llevar a trabajar por la unidad, reconociendo y asumiendo los conflictos, pero privilegiando aquellos consensos que hacen posible la construcción de una sociedad nueva; 3) El todo es superior a la parte. Un proyecto país, la patria que sueña nuestro pueblo, requiere del esfuerzo y de la participación de todos; donde todos pueden y deben aportar y donde la diversidad de visiones debe ser valorada positivamente (cfr. E.G., 221-237).

Este proyecto país inclusivo debe primar por encima de proyectos coyunturales y regirse estrictamente por nuestra Carta Magna, la Constitución de la República del Paraguay, para garantizar la libertad, la igualdad y la justicia.
Al iniciar la Cuaresma nos unimos al Papa Francisco y hacemos nuestro su mensaje de esperanza, que nos recuerda que la conversión “es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte.” (Mensaje de Cuaresma 2017). En este camino de conversión cuaresmal abramos nuestras puertas a los débiles y a los pobres, pues entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua.
En este Miércoles de Ceniza, y en la memoria de los héroes patrios, saludamos a todos en Cristo Jesús, nuestro Señor, y los encomendamos a la protección de nuestra Madre, la Santísima Virgen María.

Asunción, 1 de marzo de 2017

Los Obispos del Paraguay

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas