Cristianos perseguidos Especiales Ecclesia Internacional

Construcción de un complejo de viviencias para familias cristianas en Irak

ain

Donde hay un hogar, hay esperanza

Una grúa lleva cuidadosamente su carga a la posición correcta. El último de una serie de contenedores-viviendas se coloca con seguridad en un lugar que lleva con orgullo el nombre de «Aldea Werenfried»

A las afueras de la capital kurda de Erbil, en Ankawa, se está levantando este nuevo complejo de viviendas para 200 familias, unas 1.000 personas que buscan desesperadamente una vida mejor lejos de los yihadistas. Cada familia dispondrá de un contenedor, de diferente tamaño, con agua corriente, luz y baños.

El tiempo apremia a las familias, que precisan urgentemente un techo seguro sobre sus cabezas. Desde su expulsión de las antiguas comunidades cristianas en Mosul y la Llanura de Nínive viven en campos de tiendas de campaña. La familia Matti es una de ellas. La encontramos en Ankawa, en la iglesia de Santa Elia. Su tienda es una de las numerosas que se alzan en los terrenos de la parroquia. «Lo único que queremos es volver a casa», dice Khalid Matti, padre de ocho hijos, dos niños y seis niñas.

Sin embargo, está desapareciendo la esperanza de volver pronto a la ciudad cristiana de Qaraqosh, de la que huyeron el 7 de agosto. Ahora disponer de un alojamiento menos provisional se ha convertido en una prioridad absoluta, máxime cuando se avecina el comienzo del invierno, con fuertes lluvias y rápidos descensos de las temperaturas. Khalid señala a su hijo Awas, de 12 meses, y se pregunta en voz alta si verá alguna vez Qaraqosh, la ciudad que conoce y ama su familia desde hace generaciones.

Alquiler de viviendas para alojamiento de 2.000 familias / 400.000 €
El Arzobispo Emil Nona de Mosul, uno de los prelados que han huido de sus diócesis siguiendo a sus “ovejas”, está buscando viviendas de alquiler para unas 2.000 familias como los Matti. Pero los alquileres en Ankawa son abusivos y necesitan nuestra ayuda. El alquiler de una vivienda, que puede ser compartida por tres familias, supone unos 200 € mensuales. Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere asegurar con 400.000 € el alquiler durante todo el invierno de 670 alojamientos, para alojar a unas 10.000 personas.

Khalid Matti comenta: «Por favor, recen por nosotros. Muchas gracias por haber venido y compartido su tiempo con nosotros». La Aldea Werenfried y la ayuda a alquileres da nueva esperanza a personas como el pequeño Awas, cuyo nombre significa «angelical». A su familia le ayudan los ángeles samaritanos como son los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

+ Haz un donativo desde aquí para el alojamiento de familias cristianas refugiadas de Irak

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email