Portada » Firmas » ¿Constitucionalidad del «matrimonio» homosexual? – editorial Ecclesia
Firmas

¿Constitucionalidad del «matrimonio» homosexual? – editorial Ecclesia

A la hora del cierre de este número de ECCLESIA (tarde del lunes 2 de julio), se esperaba para el martes día 3 una reunión de los miembros del Tribunal Constitucional de España, presumiblemente, para estudiar la ponencia del magistrado Pablo Pérez Tremps sobre la ley de 30 de junio de 2005 que aprobó el llamado matrimonio homosexual. Según informaciones periodísticas próximas a los magistrados «progresistas», entre ellos el citado Pérez Tremps, el alto tribunal avalará la constitucionalidad de la citada ley. Dicho refrendo podría quedar aplazado en su ejecución concreta como consecuencia del actual proceso de renovación del Tribunal, si bien no se cambiaría ya su resultado y sentencia.

Editorial Revista Ecclesia

De confirmarse estas informaciones, estaríamos ante una mala noticia, ante una mala sentencia que, a nuestro juicio, no se ajusta a la naturaleza y verdad del matrimonio y de la ley natural ni, por supuesto, al plan de Dios. De confirmarse, esta sentencia supondría una contradicción asimismo con la historia del derecho comparado y de la jurisprudencia. Y de confirmarse estas previsiones, el Tribunal Constitucional de España prestaría, en suma, un mal servicio a la misma Constitución y, sobre todo, a la identidad misma del derecho y del matrimonio.

¿Y qué hacer ahora? El miércoles 4 de julio la Conferencia Episcopal Española ha presentado el extenso, fundamentado, equilibrado, sólido y valioso documento titulado «La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar», que publicaremos íntegramente la próxima semana, dado además que su extensión –cerca de veinte páginas– impide su publicación en este número. La citada instrucción pastoral, aprobada por la Asamblea Plenaria de la CEE de abril pasado y revisada su edición definitiva en la reunión de junio de la Comisión Permanente (ver la página 8 de nuestro número de la pasada semana) puede ser una valiosísima contribución para iluminar y despertar las conciencias sobre la verdad del amor, del matrimonio y de la familia. Asimismo el documento busca también ayudar a discernir acerca de las vigentes legislaciones –imbuidas de positivismo y relativismo jurídicos– sobre estas materias tan sensibles. Y es que una ley, ni tan siquiera aunque cuente con el refrendo de su constitucionalidad, hace bueno, como ahora puede acontecer, lo que no es bueno. Lo puede hacer legal, pero esto no significa que sea ni justo, ni ético, ni moral. Y en estas estaríamos, lamentablemente, ahora.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
¿Constitucionalidad del «matrimonio» homosexual? - editorial Ecclesia, 7.0 out of 10 based on 5 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Ecclesia

Administrador

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • El TC resolverá fundamentalmente si la igualdad del hombre y la mujer
    ante la ley les faculta para unirse en matrimonio sólo entre sí, con su
    complementación sexual, o con cualquier persona aun del mismo sexo. Escribo
    este comentario con sincero amor y con respeto hacia la libertad de elección de
    ‘gais, lesbianas, transexuales y bisexuales’, recordando que soy simplemente- uno
    más en la gran cantidad- entre centenares de millones de católicos, pasibles en
    el pasado y/o presente y/o futuro de tentación o de caer en cualquier pecado. En
    la actualidad el que tiene mejor prensa es el de lujuria. Muchas cosas podrían ser comprendidas en su esencia respetando los derechos de todas las personas. Así sucedería por ejemplo, si a la “teoría queer” (que afirma que hay formas socialmente variables de desempeñar uno o varios papeles sexuales, sin que existan biológicamente inscritos en la naturaleza humana) se la definiera correctamente como una ‘teoría de la voluptuosidad ilimitada’.
    Porque sólo de esto debería tratar, sin otra proyección social posible. Aún a sus aliadas feministas abortistas les resultaría inaceptable que un varón transexual, argumentando que es dueño de su cuerpo, reclamara la libre práctica del aborto ‘para sí’. O que el varón
    ‘trans’ se presentara como exponente del ‘pensamiento femenino’. Probablemente otras mujeres ya tengan suficiente con la competencia de varones en concursos de belleza ‘femenina ‘y en el enamoramiento de compañeros sentimentales y sexuales masculinos.
    Quiero señalar que SERÍA OTRA MENTIRA,- “como toda la falsedad” que se utiliza para reclamar los pretendidos derechos contra la familia y la vida (‘matrimonio igualitario’, aborto, eutanasia, experimentación con embriones, eugenesia), y con la que se promueven, el libre consumo de drogas, nuevas formas de esclavitud y de trata de personas, de prostitución legisladas como trabajo, la alteración de normas sobre los derechos legítimos-
    a familias con padre y madre- de menores adoptados y la protección legal de la minoridad respecto a la educación para la sexualidad y la edad para el consentimiento sexual, etc. -, OCULTAR QUE LOS GAIS (VARONES HOMOSEXUALES) NECESITAN PARA SERLO TODOS SUS GENITALES DE NACIMIENTO.
    Porque cuando existe un orgasmo en una relación gay, es análogo (no es un chiste) al orgasmo fisiológico que tiene un varón heterosexual aunque a veces inducido con procedimientos distintos. Los bisexuales son tan especialmente homosexuales como los transexuales lesbianos, tal cual se clasifican a sí mismos, mientras que otros trans- varones y mujeres- se someten a cirugías con las que pretenden remedar al otro sexo. En la homosexualidad de varones y mujeres se encuentran roles masculinizados o ‘feminizados’, “O NO”. Hay pruebas inmediatas (por las simulaciones con cambios de voz, apariencia, vestimenta, gestualidad y movimientos corporales) de que las desviaciones sexuales son mayoritariamente adicciones, y/o neurosis, cuando no afecciones psiquiátricas como en la ‘disforia de género’ y/o las fobias y auto – mutilaciones. ¿Puede concluirse desde alguna ciencia que de lo mencionado en este último párrafo surge un derecho al matrimonio y a la adopción de menores?
    En la homosexualidad y prácticas afines, así como en la heterosexualidad, hay comportamientos criminales como la violación, pederastia, corrupción, y el sadomasoquismo y tortura que pueden llegar al homicidio de personas abusadas. Se puede y debe diferenciar la desviación patológica o malvada, de una voluntaria elección en la obtención de placer carnal. La heterosexualidad y la homosexualidad en su libre elección se limitan a una forma de voluptuosidad, aunque pueden estar acompañadas de sentimentalismo; pero únicamente la heterosexualidad es propia del matrimonio y la procreación familiar.
    En tanto no vulneren los derechos de nadie (como sería usurpar la denominación de matrimonio entre varón y mujer, civil o religioso) los homosexuales merecen respeto y reconocimiento; también cuando formalizan la UNIÓN CIVIL ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO (con su relación sentimental y física y los efectos sobre bienes en común). Sobre la pareja humana, ¿qué otra cosa que el varón y la mujer- que de inmediato imaginamos- podría ser la pareja diferenciada sexualmente, para merecer la
    universalidad de “humana” como especie? La pareja humana por sí originaria de la familia se complementa ‘también’ en su diferenciación sexual. Que el matrimonio (como unión sexual natural del varón y mujer) pueda ser considerado contrato, institución y/o alianza, es una cuestión del derecho positivo que por supuesto legisla sobre relaciones sociales ya
    naturalmente acostumbradas. El matrimonio es la unión de un varón con una mujer destinado principalmente a procrear hijos formando familia aun con su adopción.
    El verdadero matrimonio es la alianza de dos personas, vinculadas en su diferenciación sexual.
    A quienes quieran comparar el error o la insensatez y el facilismo de varios jefes de estado, legisladores y ‘pensadores progresistas’ frente a una exposición intelectualmente precisa con
    virtud femenina hacia el matrimonio y la familia, les sugiero que la lean en http://www.am-abogados.com/blog/la-heterosexualidad-como-propiedad- esencial-del-matrimonio/126/ y http://www.am-abogados.com/blog/el-objeto-del-consentimiento- matrimonial-en-la-vision-contractualista-institucionalista-y-personalista-del-matrimonio/1547/

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...