Roberto Malgesini (Diócesis de Como)
Internacional Última hora

Consternación en Italia por el asesinato de Roberto Malgesini, «sacerdote de los últimos»

El padre Roberto Malgesini fue asesinado ayer 15 de septiembre en el centro de la ciudad de Como, en el norte de Italia, por una persona sin hogar con problemas mentales, según informaba el mismo obispado de Como en su web. Malgesini tenía 51 años y era considerado «el sacerdote de los últimos», atendiendo principalmente a los más vulnerables, a los migrantes y marginados. El suceso se produjo en las cercanías de la la parroquia de San Rocco, donde colaboraba.

Según la agencia italiana de noticias Agi, el asesino era un conocido de Malgesini de nacionalidad tunecina, que se encontraba en situación irregular desde 2014 y tenía orden de expulsión, además de condenas por otros delitos. Vivía en la calle y habitualmente el padre le traía el desayuno, según ha publicado la agencia.

Don Roberto Malgesini era colaborador de la comunidad pastoral «Beato Scalabrini». El obispo de Como, Oscar Cantoni, dirigió ayer por al tarde en la catedral de Como un Santo Rosario en su memoria. Cantoni mostró «profundo dolor y desorientación por lo ocurrido», pero también «orgullo», por el trabajo de Malgesini «para dar la vida por los últimos». «Para los pobres era un verdadero padre», afirmó el obispo. «Me habló de su actividad — explicó Cantoni — sacando a relucir las más bellas realidades, porque llevaba a cabo su ministerio con alegría. Una vocación dentro de una vocación».

Cantoni aseguró que «Don Roberto es un mártir de la caridad, a veces incomprendido, como ya en 1999 don Renzo Beretta, otro sacerdote que se entregó generosamente a Cristo, reconociéndolo en los pobres y compartiendo la misma suerte que don Roberto». «Recuerdo a Don Roberto como un sacerdote feliz. Feliz de amar a Jesús sirviéndole en los pobres, en los refugiados, en los desamparados, en los presos, en las prostitutas», aseguró Oscar Cantoni. El obispo deseó «que el sacrificio de Don Roberto ayude a promover esa cultura de la misericordia».

 

Print Friendly, PDF & Email