Especiales Ecclesia Internacional

Conoce la emotiva historia de los reclusos que emocionaron con su fe al Papa Francisco

Conoce la emotiva historia de los reclusos que emocionaron con su fe al Papa Francisco

El Papa Francisco se sintió emocionado al escuchar a un grupo de presos que le contaban cómo deseaban compartir la experiencia del apóstol San Pablo, quien estuvo preso en una cárcel de Roma al ser perseguido por evangelizar.

El Santo Padre, que realizó esta revelación durante la Audiencia General, recibió hace unos días, en su residencia de la Casa Santa Marta, a un grupo de presos procedentes de un centro penitenciario de Padua (ciudad de Italia de la que provenían) que habían participado en el Jubileo de los Encarcelados.

 “Les pregunté qué iban a hacer antes de regresar a Padua. Me dijeron: ‘iremos a la cárcel Mamertina para compartir la experiencia de San Pablo’. Es hermoso… Escuchar esas palabras me hizo mucho bien”, afirmó Francisco.

“Estos encarcelados querían visitar a Pablo prisionero, donde el apóstol rezó y evangelizó. Es una conmovedora página de los Hechos de los Apóstoles en la cual se relata la reclusión de Pablo, que se sentía solo y deseaba que alguno de sus amigos lo visitara. Se sentía solo porque la gran mayoría lo había abandonado…, el gran Pablo”, explicó conmovido el Obispo de Roma.

En este sentido, el Pontífice destacó la importancia de visitar a los encarcelados. “no olvidemos que también Jesús y los apóstoles tuvieron la experiencia de la prisión».

«Por los relatos de la Pasión conocemos los sufrimientos a los cuales sometieron al Señor: capturado, arrastrado como un malhechor, ridiculizado, flagelado, coronado con espinas… ¡Él, el único inocente! Y también San Pedro y San Pablo estuvieron en la cárcel”.

La cárcel Mamertina, también conocida como cárcel Tullianum, es la prisión más antigua de la que se conservan restos en Roma. Según el relato de los Hechos de los Apóstoles, San Pablo sufrieó presidio en ella.

En la actualidad, sobre el lugar donde se encontraba la cárcel, se levanta la iglesia de San Giuseppe del Falegnami, del siglo XVII. Sin embargo, es posible visitar la cárcel original y recorrer las celdas donde estuvo prisionero el apóstol en los subterráneos de la iglesia.

Por Miguel Pérez Pichel

VATICANO, 09 Nov. 16 / ACIPRENSA

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.