Iglesia en España Nacional

Congreso Católicos y Vida Pública 2013: Intervención del Nuncio en España

catolicos-y-vida-publica

Congreso Católicos y Vida Pública 2013: Intervención del Nuncio en España

El Nuncio de Su Santidad, Renzo Fratini,  afirma que “en el centro del sistema no puede estar el dinero sino el Evangelio”

En la ceremonia de inauguración del XV Congreso de Católicos y Vida Pública, el Nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini, ha sostenido que las dificultades actuales pueden hacer de nuestro tiempo un momento propicio para que el Evangelio sea escuchado.

El Presidente de la ACdP y del CEU, Carlos Romero, ha destacado las “convincentes” razones que los católicos tienen para hacer de España un “vehículo para la esperanza”.

Tanto el Obispo Auxiliar de Madrid, Fidel Herráez, como el Director General del CEU, Raúl Mayoral, han destacado la cualidad de “compromiso” que tiene la esperanza cristiana.

Los cristianos son portadores de un mensaje de esperanza que les debe impulsar a participar activamente en la vida pública para volver a conformar la sociedad según criterios de solidaridad y justicia. Este es el mensaje que ha dominado la ceremonia inaugural del XV Congreso Católicos y Vida Pública ‘España: Razones para la Esperanza’, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Fundación Universitaria San Pablo CEU.

Y en esta línea se ha manifestado el Nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini, que ha abogado por situar al Evangelio como eje vertebrador, en lugar del materialismo que viene imperando en nuestro tiempo. “En el centro del sistema no puede estar el dinero, debe estar el Evangelio que fortalece al hombre, donde está Cristo está la fuerza de la magnanimidad vigorizada por la búsqueda del reino de Dios. Es su justicia, sabiendo que lo demás, viene solo por añadidura”, ha asegurado antes de proclamar que es “incoherente perder la esperanza” cuando se cree en Cristo.

“Se ha olvidado de que por encima de la lógica de los negocios hay algo que es debido al hombre en virtud de que es hombre”, ha analizado Fratini. De este materialismo trae causa la mala situación por la que atravesamos, en la que, sin embargo, el Nuncio ve una oportunidad, pues “puede ser el momento de una mayor disponibilidad a escuchar de nuevo el Evangelio”. La única esperanza consistente está en Cristo, pues “sólo Él es capaz de hacer al hombre verdaderamente humano”.

El Presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero, ha hecho insistente referencia al valor de la esperanza y a sus fundamentos. No ha ocultado en su análisis la preocupación que despiertan en nuestro país el paro, la vivienda, la pobreza, la situación de la juventud, la emigración, la familia, las instituciones y, también, “el desafío secesionista”. Pero, con todo y con ello, “hay razones para la esperanza”, y en este punto la contribución del católico es central. “Los católicos  tenemos mucho que decir, tenemos propuestas, más aún, tenemos razones convincentes para hacer de España un vehículo para la esperanza”.

Junto a Romero y Fratini, han intervenido en la inauguración el Obispo Auxiliar de Madrid, Fidel Herráez, y el Director General de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Raúl Mayoral. Ambos han coincidido en que la esperanza cristiana debe cristalizarse en compromiso social.

“La esperanza cristiana se tiene que encarnar en fuerte vitalidad y compromiso”, ha dicho Herráez, que, en este sentido, ha querido distinguir la esperanza del católico del “optimismo superficial”. El católico se debe ver movido a la acción desde un enfoque realista, que comprende la gravedad los problemas, y sabedor de que ha de poner el fundamento en Dios. “Que no banalicen nuestra esperanza. La verdadera esperanza no nace de experimentos científicos ni de frágiles cosas hechas por nuestras manos, sino de la fe en el Dios vivo”.

Mayoral ha llevado este mensaje a las circunstancias que vive España. “En esta época de fuertes tensiones, de confusionismo ideológico, de crisis materiales, nos interesa España, como españoles y como católicos. Y en ambos casos –ha añadido- perseveramos en la defensa de los derechos humanos, en la extensión del bienestar y del progreso económico  y en la promoción de la paz y la justicia social”.

En este punto, ha sacado a colación unas palabras pronunciadas en una homilía  por el Cardenal Tarancón. En ella, el que fue Presidente de la Conferencia Episcopal Española decía que “la Iglesia se siente comprometida con la Patria” y que “los miembros de la Iglesia de España son también miembros de la comunidad nacional y sienten muy vida su responsabilidad. Saben que su tarea de trabajar Saben que su tarea de trabajar como españoles y de orar como cristianos son dos tareas distintas, pero en nada contrapuestas y en mucho coincidentes”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.