Iglesia en España

Conferencia del cardenal Lluís Martínez Sistach sobre el Sínodo

Conferencia del cardenal Lluís Martínez Sistach

El cardenal arzobispo de Barcelona, ??Lluís Martínez Sistach, en la tarde del martes 3 de noviembre, en el Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona, ??ha pronunciado una conferencia sobre «El Sínodo de los Obispos de 2015 visto por dentro».

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo». En la conferencia ha asistido el obispo auxiliar de Barcelona, ??Sebastià Taltavull, y un numeroso público.

El cardenal ha comenzado diciendo que participaron en un Sínodo de los Obispos es un don de Dios, una gracia especial, una gran experiencia eclesial, porque es vivir y realizar un trabajo en comunión con obispos representantes del episcopado de todo el mundo, para aconsejar al Papa, en esta ocasión sobre la familia. Esta ha sido la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. El cardenal ha agradecido al papa Francisco que el nombrara miembro de esta asamblea, como también lo hizo en el anterior Sínodo extraordinario de los obispos en octubre del año pasado, preparatorio de la actual.

En el Sínodo, dijo el cardenal, se ha podido hacer un diagnóstico mundial de la realidad y de la problemática del matrimonio y de la familia, y de su vocación y misión en la Iglesia y en el mundo. No sólo se ha analizado la realidad de las familias en el mundo de hoy, sino que se la ha valorado a fin de asesorar al Papa para que pueda tomar las decisiones pertinentes en el servicio que la Iglesia debe prestar a las familias.

Durante el Sínodo, el sábado 17 de octubre, se conmemoró el 50 aniversario de su institución, cuando el beato Pablo VI, en septiembre de 1965, lo creó con el fin de que, periódicamente, una representación de los obispos de toda la Iglesia se reunieran con el Papa, fomentaran una unión más estrecha entre él y todo el episcopado y la ayudaran con sus consejos, dando continuidad al trabajo realizado en el Concilio Vaticano II, que estaba viviendo su cuarto y último periodo. En esta conmemoración, el Papa Francisco pronunció un discurso sobre la Iglesia sinodal a la luz de la eclesiología del Vaticano II y afirmó que «el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio «.

Durante tres semanas, del 4 al 25 de octubre -ha proseguido el cardenal-, las congregaciones generales han celebrado, mañana y tarde, con la presidencia del Papa, con intervenciones también de matrimonios auditores que ofrecían el testimonio de su vida matrimonial y familiar. Todas las aportaciones de los obispos y de los demás miembros del Sínodo han sido complementadas por las reuniones en grupos lingüísticos, que han permitido mejorar el documento base, el Instrumentum laboris del Sínodo, y hacer nuevas aportaciones y enmiendas, más de mil tres- doscientas. En todo este trabajo, se ha respirado un clima de comunión, cordialidad y fraternidad, aunque ha habido intervenciones hechas con sensibilidades diferentes e incluso con contenidos opuestos, pero siempre en busca de lo que el Espíritu Santo dice a la Iglesia.

Los obispos han hablado desde su experiencia familiar y de la realidad de las familias de sus países y como hombres de fe, sin olvidar los aspectos y retos económicos, sociales y culturales que inciden en todas las familias, y lo han hecho como pastores, buscando siempre como ayudarlas, tanto las que viven en una íntima comunidad de vida y de amor como las que no lo han alcanzado. Prácticamente -ha dicho el cardenal- se han tratado todas las cuestiones: las distintas realidades familiares en su contexto antropológico, cultural, social y económico y otros aspectos como la tercera edad, la viudedad, el final de la vida y el duelo, personas con necesidades especiales, familias con hijos con orientación homosexual, las parejas de hecho, los emigrantes, prófugos y perseguidos, la relevancia de la vida afectiva, y otros.

También se trató de la vocación de la familia cristiana que recibe la forma eclesial y misionera del vínculo sacramental que consagra la relación conyugal indisoluble entre los esposos. Se habló de la pedagogía divina, de la familia en la Sagrada Escritura y como icono de la Trinidad, y de la enseñanza del Concilio Vaticano II y de los papas sobre esta realidad. Por último, se trataron aspectos prácticos de la pastoral familiar como son la preparación al matrimonio, en el que hubo muchas intervenciones, la celebración nupcial, los primeros años de vida familiar, la transmisión de la vida, la adopción de hijos, el acompañamiento pastoral de las familias en situaciones complejas, y la dimensión evangelizadora y la espiritualidad de la familia.

El documento conclusivo, con el título de «Relación final del Sínodo al Papa Francisco», tiene noventa y cuatro números y ha sido aprobado en su totalidad, y votando número por número, con una mayoría calificada de los dos tercios de votos. Este documento -concluyó el cardenal- no es un documento normativo, está en manos del papa Francisco y seguramente hará necesario un documento postsinodal del Pontífice para poner en práctica lo que considere pertinente a la luz de este consejo, fruto del trabajo sinodal y de la oración de toda la Iglesia.

Barcelona, ??5 de noviembre de 2015

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.