Revista Ecclesia » Conducir responsablemente, por el arzobispo de Barcelona, cardenal Martínez Sistach
carretera
Iglesia en España

Conducir responsablemente, por el arzobispo de Barcelona, cardenal Martínez Sistach

Conducir responsablemente, por el arzobispo de Barcelona, cardenal Martínez Sistach

Carta dominical “Palabra y vida” del cardenal arzobispo de Barcelona, Dr. Lluís Martínez Sistach del próximo domingo, 12 de julio de 2015:


Durante los meses de verano, las carreteras y autopistas se llenan de coches con motivo de las vacaciones. Bueno será que pensemos un poco en el deber cívico y moral de conducir observando las normas de tráfico, con prudencia y con sentido de solidaridad.

Las cifras del número de accidentes, de muertos y de heridos en carretera se han convertido ya en pura estadística. Se compara si son o no más que el último verano. Sin embargo, detrás de estas cifras hay personas y familias.

Todo esto debería hacernos tomar una mayor conciencia de nuestra responsabilidad cuando conducimos un coche o una moto, para obligarnos a hacerlo con la máxima prudencia y también con un sentido afinado de la justicia y del amor hacia los demás, sean miembros de la propia familia o de otras.

La mayoría de accidentes de circulación se deben a errores humanos, la velocidad excesiva, los adelantamientos prohibidos, la falta de respeto a las señales de tráfico o el hecho de consumir alcohol en exceso, principalmente. No hay duda de que conducir mal, imprudentemente o en malas condiciones físicas es una patente de homicidio o de suicidio.

Es evidente que cuando conducimos un vehículo no lo hacemos en medio del desierto, aislados completamente de los demás. Lo hacemos en las autopistas y carreteras, junto a muchas personas y familias que también circulan. Eso hace que no seamos sólo responsables de nuestra vida sino también de la vida de los demás, y tanto nuestra vida como la del prójimo no son nuestras, sino de Dios. Por eso, conducir bien es sinónimo de solidaridad. Es un deber de justicia y de amor.

Cualquier vida humana es valiosa e importante. Pero lo más triste es que la mayoría de estas víctimas son personas jóvenes, en plena primavera de la vida, y que la causa de una gran parte de los siniestros son infracciones de las normas de circulación que se pueden evitar. También es cierto que, a consecuencia de estos accidentes de circulación, aumenta mucho el número de personas jóvenes hemipléjicas, las cuales ven limitadas sus capacidades para toda la vida.

La vida y la salud física son bienes preciosos confiados por Dios. Los debemos atender razonablemente teniendo también en cuenta las necesidades de los demás y el bien común. El Catecismo de la Iglesia Católica, cuando habla del respeto a la vida corporal, afirma que “quienes en estado de embriaguez o por gusto inmoderado de la velocidad ponen en peligro la seguridad de los demás y la propia en las carreteras, en el mar o en el aire, se hacen gravemente culpables”.

Bueno es que invoquemos la protección de san Cristóbal, pero al mismo tiempo debemos ser conductores responsables y prudentes.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona
 


O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas