Internacional Última hora

Condolencias del Papa Francisco por la muerte del cardenal Simonis

El Papa Francisco ha hecho llegar sus condolencias al arzobispo de Utrecht, Willem Jacobus Eijk, tras la muerte, ayer 2 de septiembre, de su predecesor en esa sede, el cardenal Adrianus Johannes Simonis. El purpurado holandés, de 88 años, pasó sus últimos años en un centro de salud de Voorhout, al sur del país. Eijk ha remarcado que ha fallecido un pastor «con una gran corazón pastoral».

«Encomendando su alma a la amorosa misericordia de Jesús el Buen Pastor —dice el Santo Padre en su telegrama— me uno a ustedes para dar gracias a Dios Todopoderoso por el fiel testimonio del Evangelio del difunto Cardenal, sus años de devoto ministerio episcopal a las Iglesias de Rotterdam y Utrecht, y sus valiosos esfuerzos al servicio de la comunión eclesial».

Nacido en la localidad de Lisse el 26 de noviembre de 1931, en el seno de una familia de once hermanos, Simonis se formó en los seminarios de Hageveld y Warmond, y fue ordenado sacerdote en 1957. De 1959 a 1966 estudió también Exégesis Bíblica en Roma. Fue Pablo VI quien lo nombró obispo el 29 de diciembre de 1970. La sede que le encomendó: Rotterdam. La consagración episcopal tuvo lugar el 20 de marzo de 1971.

Doce años después, el 27 de junio de 1983, otro Papa, Juan Pablo II, lo nombró arzobispo coadjutor de Utrecht para suceder al cardenal Willebrands. El relevo se produjo el 8 de diciembre de ese mismo año, día de su toma de posesión. Pastoreó la archidiócesis durante 24 años, hasta el 14 de abril de 2007. En el episcopado holandés fue responsable de las comisiones de Enseñanza y de Religión, además de presidente de la propia institución. Se desempeñó también como Gran Canciller de la Universidad Católica de Nimega.

Fue también san Juan Pablo II quien le creó cardenal en el consistorio del 25 de mayo de 1985. Con su muerte, el colegio cardenalicio queda actualmente conformado por 220 purpurados, de los que solo 122 tienen menos de 80 años y podrían votar, por tanto, en un hipotético cónclave.

 

Print Friendly, PDF & Email