laicos-cantabria
Iglesia en España

Concluyó la Asamblea Diocesana de Laicos en Cantabria

Concluyó la Asamblea Diocesana de Laicos en Cantabria

La Asamblea pone fin a más de un año de trabajo de reflexión sobre la identidad, la vocación y la misión de los laicos

 Las propuestas fueron entregadas al Obispo para contribuir a la elaboración del nuevo Plan Pastoral de la Diócesis de Santander

 Mons. Jiménez resalta el buen ambiente de la Asamblea y pide a los laicos que sus obras “anuncien al Señor y edifiquen a los hombres”

Este pasado sábado concluyó la Asamblea Diocesana de Laicos, “un gran acontecimiento eclesial”, que se ha desarrollado bajo el lema, “Cristianos enraizados en la sociedad”, y cuyo objetivo ha sido el de realizar una “amplia reflexión sobre la identidad, la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia Diocesana de Santander”.

En total fueron aprobadas 60 propuestas con el respaldo de una amplia mayoría, ya que de 118 votos emitidos por el Pleno de la Asamblea, un total de 113 fueron afirmativos, tan sólo uno negativo, y cuatro en blanco.

Como conclusión, todos los laicos presentes celebraron una Eucaristía que presidió el obispo de Santander, monseñor Vicente Jiménez, al que acompañó el Vicario General de la Diócesis, el padre Manuel Herrero; el Delegado Diocesano de Apostolado Seglar, Felipe Santamaría, así como varios sacerdotes y religiosos que han estado auxiliando la celebración de esta magna Asamblea que comenzó a celebrarse la pasada semana.

Las propuestas aprobadas por los laicos, fueron entregadas a Mons. Jiménez con el fin de que el prelado incluya luego aquellas que considere más oportunas para elaborar el próximo Plan Pastoral 2014-2019.

Con esta iniciativa, que suscitó el obispo hace más de un año, se ha deseado profundizar sobre el tipo de laico que necesita la Iglesia cántabra y de Mena en el presente momento, y así también “responder mejor a nuestra Iglesia y a la actual sociedad” destacó Mons. Jiménez.

 

Segunda sesión de clausura

La segunda sesión de la Asamblea Diocesana de Laicos, ha sido continuidad de la que comenzó a celebrase, el pasado sábado 22 de junio, en el Seminario Diocesano de Corbán, y su desarrollo se ha guiado por tres ejes temáticos: “La Identidad del Laico en la Iglesia”; “La Comunión Eclesial” y, por último, “La Misión del Laico”, bloque que se trató en la conclusión de la Asamblea.

Las 60 propuestas aprobadas son el trabajo desarrollado por 1.600 fieles de diferentes parroquias de la Diócesis durante estos últimos meses; una labor que comenzó después de que se realizara una encuesta entre 6.500 diocesanos para conocer la opinión sobre “su Iglesia y sobre su identidad como laicos”, sondeo que incluyó a no creyentes y a personas alejadas de la fe.

Las propuestas

Las propuestas aprobadas en la Asamblea Diocesana de Laicos han sido muy variadas y concernientes a diversos campos, pero destacan la necesidad de que el laico se preocupe por estar bien formado para poder dar razón de su fe a quien se lo pida en el momento actual; potenciar la catequesis familiar; dar importancia a la acogida a las personas en las parroquias y con un espíritu evangélico, y fomentar el sentido del sacramento del bautismo para potenciar su significado.

Las propuestas también incluyen la conveniencia de conocer la Doctrina Social de la Iglesia y los textos del Concilio Vaticano II; mostrar atención a la realidad que rodea al laico para actuar sobre ella con la impronta del evangelio; crear espacios de oración que susciten la espiritualidad, así como prestar atención al sacramento de la Unción de Enfermos.

Igualmente, en esta Asamblea se ha puesto de relieve la necesidad de unificar criterios para celebrar los sacramentos en las parroquias, para lo cual se recordó que existe para tal fin un  Directorio diocesano que se presentó el pasado año.

Las propuestas también han solicitado fortalecer la vida de las parroquias y el espíritu de comunión para evitar los individualismos, y no han faltado propuestas para que se potencie una pastoral vocacional que contribuya a suscitar vocaciones al sacerdocio o a la vida consagrada como una opción más de vida, especialmente en el caso de los jóvenes. En este contexto se destacó que las vocaciones “es una responsabilidad de todos, también de los laicos”.

Campo caritativo

La Asamblea, aprobó iniciativas relacionadas con la necesidad de “promover la sobriedad y la austeridad como forma de vida”; fomentar iniciativas caritativas y solidarias, sobre todo en el presente momento de la crisis económica, y divulgar la actual Campaña Diocesana a favor de los Parados que gestiona Cáritas y que propone, a modo de gesto, destinar el salario de un día al mes para un fondo de ayuda a los desempleados.

En este contexto también se insta a que los laicos de las parroquias “estén atentos” a las familias o personas afectadas por la recesión económica con el fin de ayudarles y de acompañarles en su situación.

Entre las propuestas también han figurado divulgar el trabajo que la Iglesia desarrolla en el campo caritativo y religioso y fomentar la Pastoral del Trabajo.

Mensaje Mons. Jiménez

 El obispo Mons. Jiménez en la conclusión de la Asamblea recordó que esta iniciativa pastoral se ha celebrado en el actual “Año de la Fe” convocado el pasado 11 de octubre para “promover y dar un nuevo impulso a la evangelización”.

Además, dio “gracias a Dios porque ha estado grande con nosotros durante este tiempo”, e instó a “mantener viva la esperanza, así como la firmeza en la fe” y a permanecer “unidos en la caridad y el amor”.

Asimismo, pidió que “nuestras obras anuncien al Señor y edifiquen a los hombres siendo testigos valientes y alegres de Jesucristo y así ser levadura para transformar la sociedad”.

Por último animó a estar pendientes de las personas que buscan a Dios por otros caminos “para que a través de nuestras vidas, encendamos en sus existencias una luz para que se encuentren con Jesucristo y con su Iglesia”.

Print Friendly, PDF & Email