Internacional

Concluye en Perú la celebración de la Semana Nacional del Migrante

Concluye en Perú la celebración de la Semana Nacional del Migrante y su familia: “Migrantes, signos de la misericordia de Dios”

Como cada año en el mes de junio, se ha celebrado en Perú la “Semana del Migrante y su Familia”. Para la ocasión la Pastoral de Movilidad Humana ha promovido una campaña de información a nivel nacional, en el marco del proyecto “Prevención de la trata de personas y del tráfico ilegal de migrantes en el Perú”, financiado por la Conferencia Episcopal Italiana y ejecutado en colaboración con la ONG ProgettoMondo Mlal.

Con el tema: “Migrantes, signos de la misericordia de Dios” la campaña de este año ha buscado “la reflexión y concientización de la problemática migratoria a nivel nacional”. Se enviaron materiales de subsidio (10,000 dípticos y 5,000 afiches) a las 45 jurisdicciones eclesiásticas peruanas, para la realización de algunas iniciativas durante la Semana del Migrante celebrada del 5 al 12 de junio.

– Celebración en Lima

En la capital peruana el domingo 12 de junio, el Cardenal Juan Luis Cipriani, presidió la Santa Misa por la solemnidad del Corpus Christi andino en la Basílica Catedral de Lima en compañía de la Pastoral de Migrantes de la Conferencia Episcopal Peruana.

En su homilía, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, recordó el llamado del Papa Francisco, a acoger con respeto y amor a las personas que se ven obligadas a dejar sus países.

“Vemos a todos estos hermanos nuestros. Algunos vienen de otros países como es la vicaria croata, alemana, coreana y china. Gente que vino de otros países y que encuentra aquí en Lima esa casa de Dios, con sus costumbres, con su lengua y con sus cantos, en este día en que estamos celebrando lo que el Papa Francisco nos está pidiendo: acoger, recibir con amor y con respeto a la gente, que por diferentes causas ha tenido que dejar su país, su pueblo, su barrio y su familia”, dijo el arzobispo de Lima.

Asimismo, el Cardenal Juan Luis le dio la bienvenida a la comunidad quechua hablante y les señaló que su piedad popular era un obsequio de Dios.

“Veo aquí, de manera especial, a toda esta vicaria de quechua hablantes. Quiero darles la bienvenida, agradecerles y decirles con mucha claridad: adelante con su devoción, con su amor a Cristo, a María y a los santos. Dios bendice esta piedad de este pueblo que hoy se reúne delante de Dios recordando esa fiesta del Corpus Christi. El Cuerpo de Cristo es una maravilla que Dios ha querido entregar a este pueblo peruano, esa dimensión de la piedad popular, esa expresión en sus vestimentas, en sus cantos y en sus bailes. Expresión de alegría”.

— También les indicó que para amar a Dios es necesario no ofenderlo.

“Lo único que siempre les recuerdo: hay que amar a Dios y no ofenderlo. Y por eso, la fiesta no es necesariamente una ocasión para una gran borrachera. Les tengo que recordar que a Dios no le gusta. Será el frio de las alturas, serán las costumbres pero no es bueno. Hay que aprender que a Dios le alegra mucho y escucha esas oraciones que le presenta por intercesión de sus santos. Dios se conmueve”.

El Cardenal Juan Luis se refirió a las Palabras del Evangelio, y exhortó a los asistentes a que se arrepientan de sus pecados.

“A esa mujer le duele sus pecados y como le duele sus pecados, llora. Como es humilde besa los pies de Cristo y Jesús la perdona. Qué importante, ¿te duelen tus pecados de verdad? Cuando veo esos látigos que siempre se usó para sufrir el sacrificio por los pecados y pregunto: ¿Les duele sus pecados?, ¿tratas bien a tu esposa?, ¿a tu marido?, ¿a tus hijos?, ¿les enseñas la fe?”.

Por último, los invitó a pedir perdón a Dios y a cruzar las Puertas Santas en el marco del Año de la Misericordia.

“Te invito: pide perdón. Ese Dios es muy bueno y misericordioso. Al pasar por esa puerta de la catedral, si se arrepienten de sus pecados, se confiesan, reciben la Eucaristía con el corazón limpio, y rezan por las intenciones del Papa; la Iglesia te regala el perdón de Dios, la paz en tu familia, la alegría de estar unidos. Aprovecha este Año de la Misericordia”.

– Mensaje de los Obispos del Perú

Asimismo, a través de un mensaje, los Obispos de la Pastoral Social, enviaron su saludo y oración a todos los migrantes. El mensaje está firmado por monseñor Héctor Vera Colòn, Obispo de Ica y Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social; y por monseñor Daniel Turley Murphy, OSA., Obispo de Chulucanas y Responsable de la Pastoral de Movilidad Humana.

En su saludo, ambos Obispos señalan que en el mensaje para la 102ª Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado 2016, el Papa Francisco recuerda y reafirma que “los emigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta, que deberían ser divididos equitativamente entre todos”.

Los obispos destacan que esta acogida cristiana a los migrantes y anuncio del Evangelio, “se debe realizar en medio del fenómeno de la globalización, donde la movilidad humana representa un gran desafío para la sociedad y para la Iglesia peruana, ya que actualmente, son más de tres millones y medio de compatriotas que se encuentran fuera de nuestro país buscando un futuro mejor, travesía que muchas veces, se ve inmersa en múltiples dificultades”.

“Compatriotas que se encuentran en otros países, hermanos y hermanas migrantes de las diferentes regiones del Perú, inmigrantes de diversas nacionalidades, les animamos a conservar la esperanza, su identidad, tradiciones culturales y religiosas, para que en este caminar rumbo a la “tierra prometida”, se vean protegidos y acompañados por la Iglesia. Sus Pastores, los Obispos del Perú, los recordamos siempre en nuestras oraciones; que la Sagrada Familia de Nazaret, les proteja”, concluye el mensaje.

Fuente: Conferencia Episcopal Peruana y el Arzobispado de Lima

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email