Reunión entre CONCAPA y Celáa, en marzo.
Iglesia en España Última hora

CONCAPA pide un observatorio de vigilancia de las medidas en los centros educativos

El presidente nacional de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos  (CONCAPA), Pedro José Caballero, ha afirmado en declaraciones a ECCLESIA que, desde CONCAPA, echan «en falta y de menos un observatorio de vigilancia de las medidas COVID en los centros educativos». Ese observatorio, explica Caballero, debería funcionar «a nivel provincial» y vigilar «que todos los centros implantan las medidas sanitarias para que la incorporación sea segura y se compruebe que son medidas viables».

Caballero ha manifestado que la vigilancia tiene que comprobar que las medidas «se implantan y se cumplen», sin quedarse solo en el papel. A juicio de CONCAPA, este observatorio debería esta formado por representantes sanitarios y de toda la comunidad educativa:personal de la consejería de Educación, de la de Sanidad, de los padres, del profesorado y de los centros educativos.

Reclama más transparencia

Comentando las palabras de esta tarde de la ministra de Educación, Isabel Celáa, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, Pedro José Caballero cree que siguen sin despejar dudas. «Tenemos las mismas incertidumbres que antes de la rueda de prensa», ha expresado. «Más claridad, más transparencia, que se hable con la comunidad educativa y con las familias», ha reivindicado Caballero.

Uno de los puntos que más preocupa a CONCAPA es la falta de claridad en cuanto a quiénes están tomando las decisiones, algo que ya denunciaron en un comunicado anterior esta semana denunciando la «dejación de funciones» por parte de Estado y Autonomías. «Ahora tenemos 10.000 vueltas al colegio, una por cada centro educativo, que está preparándose para hacer la vuelta lo más segura posible», ha añadido hoy Caballero.

Desde CONCAPA, han señalado, a la vez, que hay varias medidas que sí se valoran positivamente sobre lo anunciado hoy. Por ejemplo, el uso de mascarillas. «Es perfecto y si pudiera ser en edades más tempranas lo aceptaríamos también», ha señalado. También ha querido incidir en la figura del coordinador COVID que se ha anunciado en los centros educativos, a la espera de «cómo va a ser la formación de esa figura».

«Entiendo que la situación es complicada, que en cierta medida nos ha desbordado a todos. Las medidas se han hecho sin el consenso de la comunidad educativa y eso genera incertidumbre a las familias», ha manifestado Caballero. A la vez que ha pedido centros seguros, Caballero ha reconocido que «el riesgo cero no existe». Ha hecho un llamamiento también a la responsabilidad de los padres, sobre todo viendo el ejemplo de otros países «como Francia o Alemania, que en principio han invertido más que nosotros, y sin embargo han tenido que cerrar colegios al día siguiente de empezar las clases». Hay riesgo de que la situación sea, ha dicho, «una bomba de relojería en manos de todos que nos puede estallar si no ponemos las medidas sanitarias».

Print Friendly, PDF & Email