Firmas

Con María junto al enfermo, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (6-2-2016)

Con María junto al enfermo, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (6-2-2016)

Confiar en Jesús misericordioso como María: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5). Ese es el lema del mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial del Enfermo. Como es habitual se celebrará el día 11 de febrero. Pero este año 2016 tendrá como escenario la ciudad de Nazaret, en Tierra Santa.

Aprovechando esa circunstancia. El Papa nos recuerda el episodio evangélico de las bodas de Caná. En aquella ocasión, ante la falta del vino, la atención de María hizo posible el primero de los signos obrados por su Hijo Jesús.

Cabe preguntarse qué enseñanza nos proporciona aquel acontecimiento con relación a la Jornada Mundial del Enfermo. Pues bien, el Papa responde a esta pregunta, invitándonos a fijar nuestra atención en tres protagonistas del relato evangélico.

1. En primer lugar está María. En ella “tenemos una Madre con ojos vigilantes y compasivos, como los de su Hijo; con un corazón maternal lleno de misericordia, como Él; con unas manos que quieren ayudar, como las manos de Jesús, que partían el pan para los hambrientos, que tocaban a los enfermos y los sanaba”.

Hay una frase del Papa que vale por un discurso: “En la solicitud de María se refleja la ternura de Dios”. Pues bien, esa ternura de María se refleja y ha de reflejarse en los sentimientos y en las personas que “se encuentran junto a los enfermos y saben comprender sus necesidades, aún las más ocultas, porque miran con ojos llenos de amor”.

2. El puesto central del relato corresponde obviamente a Jesús. “Él es Aquel que socorre al que está en dificultad y pasa necesidad. En efecto, en su ministerio mesiánico curará a muchos de sus enfermedades, dolencias y malos espíritus, dará la vista a los ciegos, hará caminar a los cojos, devolverá la salud y la dignidad a los leprosos, resucitará a los muertos y a los pobres anunciará la buena nueva (cf. Lc 7,21-22)”.

En el día de hoy la actividad de la Iglesia y la presencia afectiva y efectiva de los que siguen a Jesús ha de manifestar “no sólo el poder mesiánico de Jesús sino también su misericordia”.

3. Además de Jesús y de su Madre, en Caná estaban también los “sirvientes”. Estos personajes anónimos del Evangelio “no sólo obedecen, sino que lo hacen generosamente… Se fían de la Madre, y con prontitud hacen bien lo que se les pide, sin lamentarse, sin hacer cálculos”.

También hoy, es impagable la profesionalidad y la cercanía de tantas personas que mantienen la esperanza de los enfermos, alivian sus dolores y hacen posible su reinserción en la comunidad.

Según el Papa Francisco, cada vez que se ayuda discretamente a quien sufre, o cuando se está enfermo, se tiene la ocasión de cargar sobre los propios hombros la cruz de cada día y de seguir al Maestro (cf. Lc 9,23); y aún cuando el encuentro con el sufrimiento sea siempre un misterio, Jesús nos ayuda a encontrarle sentido”.

En este año, María de Nazaret nos enseña a llevar la ternura de Dios a todos nuestros hermanos que sufren.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Con María junto al enfermo, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (6-2-2016), 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,