semana-santa-valencia
Iglesia en España

Con el Viernes de Dolores comienzan los actos de Semana Santa Marinera de Valencia

Con el Viernes de Dolores comienzan los actos de la Semana Santa Marinera, nombre que recibe la celebración de la Semana Santa en la ciudad de Valencia, que tiene lugar en el distrito municipal de los Poblats Marítims, que comprende los barrios del Grau, parroquia Santa María del Mar, el Cabanyal, con Nuestra Señora de los Ángeles y Cristo Redentor-San Rafael y el Canyamelar, con la parroquia de Nuestra Señora del Rosario.

La Semana Santa Marinera de Valencia tiene el apelativo de Marinera por su íntima relación con el mar. Desde tiempos inmemoriales viene celebrándose en el Marítimo y los iniciadores de estas manifestaciones públicas de fe en la pasión, muerte y resurrección del Señor fueron pescadores y marineros.

Su origen ha quedado claramente impregnado en buena parte de los actos que se desarrollan a lo largo de un intenso programa de actos que anualmente se desarrolla en el Distrito Marítimo de Valencia.

Comienzan las procesiones de la Virgen de los Dolores, de la la Soledad o de los Siete Dolores y continuarán con la solemnes bendiciones de ramos o palmas con sus respectivas procesiones.

A lo largo de la semana numerosas procesiones desfilaran por las calles de estos barrios, con sus peculiaridades propias. Numerosas muestras nos lo indican, como la costumbre de portar al Cristo al hombro de las numerosas personas que le acompañan en su salida. Uno tras otro pero todos ellos, porque todos ellos necesitan aferrarse a sus piernas mientras le entregan una oración.

Esa estampa dio lugar a un famoso artículo del prestigioso periodista valenciano Martín Domínguez, titulado «Las mejores andas del mundo». O en la costumbre que todavía se registra anualmente de llevar a los Cristos a la orilla del mar, adonde se reza por los muertos en el mar, y desde hace algunos años por la paz en el mundo.

Entre las tradiciones diferenciales de la Semana Santa Marinera destaca el hecho de que existen dieciocho imágenes devotas que se encuentran durante la Semana Santa en las sedes de hermandades o cofradías, en locales parroquiales o en sedes de las lúdicas fallas, e incluso en casas particulares. Allí se cuidan con sus doseles y sirven de centro de interés de fe y oración a lo largo de estos días.

Estos locales y casas devienen en capillas durante la conmemoración de la Semana Santa, en particular en el Jueves Santo; es lo que se conoce como la visita a los monumentos.

Es costumbre, durante la noche de Gloria (madrugada del Sábado al Domingo de Resurrección), que la gente arroje agua y vajilla vieja desde los balcones, como signo de una nueva vida. Es el acto conocido como la trencà dels perols, una costumbre cuya simbología es echar lo viejo para dejar entrar lo nuevo, renovarse.

Por Antonio DÍAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.