Iglesia en España Nacional

Comunicado de la Fundación Educatio Servanda a las familias respecto a las manifestaciones de la ministra de Educación

educatio servanda

Comunicado a las familias respecto a las manifestaciones de la ministra de Educación

La FUNDACIÓN EDUCATIO SERVANDA informa a las familias ante las manifestaciones de la Ministra de Educación ayer en el Congreso de los Diputados: una nueva Educación para la ciudadanía corregida y aumentada, la elección de centro en manos del Estado, y la marginación de la asignatura de religión.

Tras escuchar, leer y estudiar en profundidad y con sosiego el texto de las manifestaciones de Dña. Isabel Celaá, Ministra de Educación, nos sumamos en sus líneas fundamentales a los comunicados del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española, las patronales presentes en nuestros centros: CECE y Escuelas Católicas, a los sindicatos representantes de nuestros trabajadores FEUSO y FSIE, así como a los representantes de las familias CONCAPA y COFAPA a quienes agrademos la inmediatez, claridad y argumentación jurídica de sus respuestas.

La Ministra comienza su intervención presentando “los principios rectores que guiarán mi mandato” citando acto seguido como el primero “la colaboración y el diálogo abierto para trabajar en común con la comunidad educativa y con todos los agentes políticos y sociales”. Sin embargo sólo unas líneas después proclama unilateralmente como “medidas urgentes”:

1.“les anuncio que la Religión no será computable a efectos académicos y no tendrá ningún alternativa en forma de asignatura-espejo como hasta ahora.”. Le recordamos a la Señora Ministra que la asignatura es de obligada oferta pero de libre elección. Miles y miles de familias la eligen libremente cada año para sus hijos.

2. “propongo la creación de una asignatura obligatoria de VALORES CÍVICOS Y ÉTICOS centrada en el tratamiento y análisis de los derechos humanos y de las virtudes cívico-democráticas”. Es decir, una nueva versión, corregida y aumentada, de aquella “Educación para la Ciudadanía”, que obligó a salir a la calle a miles de familias hace una década, provocando un sin fin de objeciones de conciencia.

3. “me propongo modificar el artículo 109.2 de la LOMCE por el cual la programación de la oferta de plazas escolares se establecía por la llamada “demanda social”, un eufemismo que ha servido para propiciar en algunos casos que la escuela pública pueda ser considerada subsidiaria de la escuela concertada”. Es decir, lo que propone la ministra es la imposición de una escuela pública, laica y única para todos. Ni escuela pública subsidiaria de la concertada, ni escuela concertada subsidiaria de la pública. Ambas redes son, y deben ser, subsidiarias de las familias. Como recuerda la nota de los obispos, “el sistema educativo, que engloba la educación pública, concertada y privada, es un sistema consolidado en nuestro ordenamiento jurídico que respeta la libertad de elección de los padres”, que son quienes deben elegir, en condiciones de libertad y equidad, el centro de sus hijos.

Y termina su larga intervención apuntando a lo que, a nuestro juicio, es la clave de estas medidas: “el derecho a la educación siempre recae sobre los individuos que son sujetos de aprendizaje, no recae sobre las familias, ni sobre los territorios, ni sobre las religiones. ¿Quién no puede estar de acuerdo con este matiz tan importante?”.

Bajo esta la peligrosa afirmación se esconde la verdadera intención del Ministerio: arrancar a la familia el derecho de la educación de sus hijos y arrogársela el Estado.

Cita como argumento de autoridad la Convención de los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas (1989). Nada más lejos de la verdad; dicha convención refleja el papel insustituible de la familia en todos esos derechos fundamentales. Por ejemplo: “Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres” (Art. 5)

La mayoría de los problemas educativos que padecemos desde hace décadas en el sistema educativo español giran en torno una palabra fundamental, y esa palabra es la libertad. Libertad de las familias a elegir para sus hijos, o no, la asignatura de religión en igualdad a las demás; la libertad de los padres a elegir centro educativo para sus hijos; la libertad de las familias a educar a sus hijos según sus convicciones morales. En definitiva, la libertad de los padres, frente a las imposiciones del Estado.

LIBERTAD es la capacidad de autodeterminación de las personas a través de sus elecciones libres. La libertad, fruto de la voluntad de la persona, junto con la búsqueda de la verdad mediante su inteligencia, y del amor a través de su mundo afectivo, constituyen las características fundamentales del ser humano. No es extraño, por ello, que pretendan anular las tres: eligiendo por nosotros, diciéndonos lo tenemos que pensar, e incluso, cómo tenemos que amarnos.

¿Cuándo el Estado va a dejar de imponer su particular visión de la educación a todas las familias?, ¿por qué el Estado se empeña en arrebatar a las familias el derecho a educar libremente a sus hijos?, ¿acaso sabe el Estado mejor que los padres, que amamos profundamente a nuestros hijos, lo que más les conviene?

Señora Ministra, con todos los respetos, EDUCATIO SERVANDA es una institución educativa iniciada, gestionada, dirigida y apoyada por miles de familias que nunca aceptaremos que ningún gobierno eduque a nuestros hijos.

Madrid 12 de Julio de 208

El Patronato de Educatio Servanda

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Comunicado de la Fundación Educatio Servanda a las familias respecto a las manifestaciones de la ministra de Educación, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email