Internacional

Compromiso de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco (México)

“Ser Misioneros de la Misericordia y Constructores de Paz”, compromiso de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco (México)

En el marco de la realización del XX Encuentro Provincial de Pastoral, los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, México, publicaron un comunicado para expresar su compromiso con “La construcción de la paz, la atención a las víctimas de la violencia, el cuidado de la creación y la atención a las emergencias”.

“La violencia crónica que padece nuestro país y nuestro Estado de Guerrero es multicausal y multifactorial, no podemos, sin más reducirla a un aspecto particular. Como Obispos hemos señalado que el tema de la inseguridad y la violencia se debe abordar como un tema de salud pública que permita asegurar para el mayor número de personas el beneficio de la seguridad y de la paz (Cfr. CNP 99)”, señalan los obispos.

Asimismo consideran que este “enfoque de salud pública supone que todos debemos involucrarnos y cooperar para superar la crisis: el gobierno, los empresarios, los educadores, las iglesias, las organizaciones sociales y la sociedad en general”.

El encuentro pastoral en el que participan los cuatro obispos de Guerrero: arquidiócesis de Acapulco, monseñor Carlos Garfias Merlos; diócesis de Tlapa, monseñor Dagoberto Sosa Arriaga; diócesis de Chilpancingo-Chilapa, monseñor Salvador Rangel Mendoza, y de la diócesis de Ciudad Altamirano, monseñor Maximino Martínez; concluirá este jueves  23 de junio. El evento se desarrolla en el seminario Tonantzin Guadalupe, en Tlaquilzinapa.

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA DE ACAPULCO

22 de Junio de 2016

A las comunidades diocesanas y a los agentes de pastoral
A las autoridades civiles y a las organizaciones e instituciones sociales
A la sociedad civil y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, les saludamos a todos con gozo y esperanza, desde el corazón de la Montaña: Tlapa de Comonfort.

– Misioneros de la Misericordia y Constructores de Paz

Con el lema: “Paz y Misericordia” para ser Misioneros de la Misericordia y Constructores de Paz, del 21 al 23 de junio, realizamos el XX Encuentro Provincial de Pastoral. Nuestro propósito ha sido: “Diseñar un camino desde el Magisterio del Papa Francisco, para que la paz y la misericordia se conviertan en ejes transversales en la pastoral de cada diócesis de la provincia, a través del acompañamiento y la interlocución de las comisiones y dimensiones, que son los organismos operativos de los programas y acciones de pastoral en la Iglesia; así como dar seguimiento a los compromisos asumidos por la Provincia: La construcción de la paz, la atención a las víctimas de la violencia, el cuidado de la creación y la atención a las emergencias”.

– La realidad de inseguridad y violencia en el Estado de Guerreo

Según datos del Foro Económico Mundial, realizado el 16 y 17 de junio de este año en Medellín Colombia, dos de las principales ciudades de nuestro Estado (Acapulco y Chilpancingo), forman parte de las 14 ciudades más violentas e inseguras de América Latina. De acuerdo con los resultados, en Acapulco por cada 100 mil habitantes, acurren 107 homicidios y en Chilpancingo 81.

La violencia crónica que padece nuestro país y nuestro Estado de Guerrero es multicausal y multifactorial, no podemos, sin más reducirla a un aspecto particular. Como Obispos hemos señalado que el tema de la inseguridad y la violencia se debe abordar como un tema de salud pública que permita asegurar para el mayor número de personas el beneficio de la seguridad y de la paz (Cfr. CNP 99).

Este enfoque de salud pública supone que todos debemos involucrarnos y cooperar para superar la crisis: el gobierno, los empresarios, los educadores, las iglesias, las organizaciones sociales y la sociedad en general.

La población que en Guerrero ha sufrido la violencia vive un grave problema de salud pública que se manifiesta en afectaciones mentales, conductuales, psicosociales y físicas. Nos toca a todos y a todas desde nuestro ámbito de incidencia atender a las víctimas para sanarlas, vinculados con diversos organismos y favorecer formas diferentes de inserción en la vida de la sociedad y la Iglesia. Como Provincia Eclesiástica de Acapulco, queremos ofrecer nuestro aporte a la construcción de la paz, a través del acompañamiento integral a las víctimas de las violencias y de crear una plataforma social eclesial que nos involucre en la transformación de las personas y la sociedad.

– Doce Gestos de Misericordia

Proponemos doce gestos de misericordia dirigidos a las víctimas de las violencias y que pueden ser acciones concretas que nos ayudarán a crear una plataforma encaminada a sanar, a ejemplo de Jesús, a quienes han quedado heridos por las violencias promoviendo una cultura de la escucha, acompañando concretamente a las víctimas y sus familiares, y atendiendo a las causas de la violencia en México.

Los Doce Gestos de Misericordia estarán orientados a que se practiquen principalmente en favor de las Víctimas de las Violencias en México y Guerrero como una imagen del Jesús que se acerca a sanar y enviar. Porque la Iglesia está “Llamada a curar aún más estas heridas, a aliviarlas con el óleo de la consolación, a vendarlas con la misericordia y a curarlas con la solidaridad y la debida atención. No caigamos en la indiferencia que humilla, en la habitualidad que anestesia el ánimo e impide descubrir la novedad, en el cinismo que destruye” (MV, 15). Estos doce gestos nos conducen a la Promoción de una cultura de escucha, el acompañamiento a las víctimas de las violencias y la atención a las causas de las violencias. Pueden impulsarse a nivel diocesano y parroquial, y desde los sacerdotes seculares y la vida consagrada.

Desde el nivel Provincial expresamos al Estado de Guerrero y a todo México que es sumamente urgente que los ciudadanos se decidan a buscar, aceptar e impulsar “transformaciones audaces, profundamente innovadoras”, si no se quiere aumentar la potencia de los fuertes y la servidumbre de los débiles, orillando a las mayorías a una reacción violenta y empeorando el estado de injusticia “que clama al cielo” por la violencia que se ejerce sobre la dignidad de las personas (Cfr. CNP, 6). Seguiremos pidiendo por la Paz y fomentando de todas las formas posibles el diálogo social que resuelva conflictos y reconstruya a las personas y al tejido social y comunitario.

“No nos dejemos robar la esperanza”, nos recuerda el Papa Francisco, siempre hay posibilidad de cambio, estamos a tiempo de reaccionar y transformar, modificar y cambiar, convertir lo que nos está destruyendo como pueblo. La paz y la misericordia nos alientan a mirar el presente y el futuro con esperanza y confiar en lo sano y bueno que late en cada corazón (Cfr. MDMP, p. 96).

Pedimos a Santa María de Guadalupe y los santos de Guerrero, San Margarito Flores y San David Uribe, que nos acompañen en este compromiso evangelizador en el que ellos nos antecedieron.

Con cariño les hacemos llegar nuestra oración y bendición.

Obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco

Fuente: Conferencia del Episcopado Mexicano

Foto de archivo de 2013

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email