amadeo-rodriguez-magro
Iglesia en España

Cómo se forman nuestros sacerdotes, por el obispo de Plasencia

Cómo se forman nuestros sacerdotes, por el obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez Magro

Todo el que tiene una misión, cualquier profesional, sabe muy bien que tiene que mantener una actualización constante. La formación permanente es esencial, desde el primer momento, en quien está activo en una profesión.

Esto, que es normal para todos, es una exigencia espiritual para los que ejercen el ministerio sacerdotal, sean obispos o sacerdotes. A todos nos lo recuerdan desde el seminario, y puedo asegurar que son muchos los que lo asumen con toda naturalidad. Es más, los documentos de la Santa Sede que orientan nuestra vida sacerdotal, especialmente “Pastores dabo vobis”, se han ocupado de la formación permanente de los sacerdotes.

Lo que se dice es muy rico y no puedo yo entrar en detalles en esta carta breve que os dirijo, pero sí os digo que apela a la responsabilidad de cada sacerdote, pero también interpela al Obispo, y le dice que ha de cuidar esta formación en cuatro dimensiones: humana, espiritual, intelectual y pastoral. Me consta que los sacerdotes cumplen con la parte que les corresponde, que se ocupan y preocupan de su formación. Pero ¿qué hago yo, qué hace la Diócesis? Desde hace muchos años funciona una institución ejemplar, bien llevada por sus responsables, que se conoce como el Instituto San Fulgencio. Desde ella se organiza y ofrece el programa de formación de los sacerdotes a lo largo de cada curso. Se tiene la formación prácticamente todos los jueves, si bien uno es en el norte (salones del obispado) y el otro es el en sur (casa de espiritualidad del Pago de San Clemente). A lo largo de 24 (12 + 12) semanas aproximadamente se desarrolla un programa, previamente elaborado en el que, además de actualizar algún tema teológico, se ofrece una reflexión sobre algunos contenidos con los que iluminar cada año los acentos pastorales de actualidad.

Concretamente este curso pastoral la formación permanente va a girar en torno a estos temas y con estos títulos: intervención pastoral del Obispo (presentación de su carta pastoral): lumen fidei: los ojos de la fe; retos a la Iglesia de la sociedad pluralista secular; el discipulado como dinamismo misionero; piedad popular y nueva evangelización; el seguimiento de Jesús en el nuevo testamento; un nuevo rostro de diócesis y parroquia misionera; la aportación de la fe a la vida política en una sociedad plural y democrática; cultura actual y fe cristiana, la santidad sacerdotal, don de Dios en el ejercicio del ministerio; mirada con visión de futuro al X Sínodo Diocesano. Como se puede comprobar es un elenco de temas, muy interesantes todos, que quieren iluminar el proyecto misionero en el que estaremos implicados en los próximos dos años.

Nos va a acompañar, como siempre desde hace más de quince años, un grupo de profesores especialistas en estos temas, procedentes en su mayoría de las diversas universidades más cercanas a nosotros, como Pontificia de Salamanca, San Dámaso, Comillas, Norte de España en Burgos y de algunos seminarios, a los que estamos muy agradecidos. Cada año, aquellos profesores a los que nos dirigimos suelen aceptar con sumo gusto, en la medida que sus agendas se lo permiten, venir a Plasencia a prestar este servicio.

Además de este ciclo formativo, cada año tenemos otros momentos de formación, como la fiesta de San Juan de Ávila, y una convivencia cada verano en Béjar, en la que, en tres días, solemos tratar un contenido específico, acompañados también por expertos. El curso pasado tratamos sobre la pastoral familiar y este año hemos previsto que se ofrecerá una aproximación a algunos temas de bioética.

En fin, que, al menos la formación intelectual está, creo sinceramente, bien garantizada. Pero también nos ocupamos de la formación espiritual con dos tandas de ejercicios espirituales y con tres retiros anuales en adviento, cuaresma y pentecostés. A todo esto nuestros sacerdotes añaden la reunión arciprestal mensual, y en algunos casos más frecuente, en la que además de información y reflexión compartida, también tienen espacios de oración. Como podéis ver, esta es la oferta de la diócesis, que en general es bien acogida por los sacerdotes, pues son muy conscientes de que necesitan este refuerzo en su vida ministerial.

Os he contado estas cosas para que conozcáis lo que sucede entre nosotros, y que seguramente muchos de vosotros no conocíais. Quizás la próxima semana os cuente cómo es la formación de los laicos y lo que hacemos para fomentarla. Espero que lo que hacen vuestros sacerdotes sea un estímulo para todos.

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de Plasencia

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.