Revista Ecclesia » ¿Cómo ponemos en práctica el ayuno ante las habladurías?
¿Cómo ponemos en práctica el ayuno ante las habladurías?
Iglesia en España Noticias Última hora

¿Cómo ponemos en práctica el ayuno ante las habladurías?

Ayunar de hablar mal de otros a sus espaldas, de tener discusiones innecesarias en redes sociales o de compararnos con los demás. Parece sencillo y fácilmente realizable pero si nos fijamos en los gestos que inundan nuestro día a día con los demás, nos damos cuenta de que puede ser verdaderamente todo un propósito cuaresmal. Con el ayuno no se trata de suprimir los alimentos por los que tengamos algún tipo de preferencia y, como dicen en su guía Catholic-Link, tampoco consiste en «andar gritando a los cuatro vientos que nos morimos de hambre porque estamos ayunando. El ayuno debe ser siempre ofrecido con amor y humildad, en el silencio del corazón» .

El ayuno además, tal y como lo entiende la Iglesia, no remite exclusivamente al acto penitencial de la mortificación de la carne. Podemos ayunar de palabras y de acciones hirientes. Y la propuesta no es quedarse en el mutismo de nuestros malos pensamientos y malas obras sino tener la actitud y la voluntad de ser ricos en detalles de amor y bondad como puede ser no mirar mal al vecino o a nuestro jefe, hacer algún favor y estar atento a las necesidades de los demás, y tener el buen talante de saber que los sacrificios que hacemos deben obedecer a esa jaculatoria tan sencilla de «por amor a Dios, lo hago».

La abstinencia de carne los viernes de Cuaresma responde a un simbolismo de rechazar lo mundano y de trabajar la purificación del cuerpo. Estos símbolos, comprendiéndolos, actúan como ayuda en la vida del cristiano.

Por tanto, ayuno y liturgia, apoyados en la Sagrada Escritura en la búsqueda de una espiritualidad encarnada, son algunos de los puntos a considerar para esta Cuaresma.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa