Tiempo de caminar

¿Cómo detectar ‘fake news’ sobre la Iglesia?

“Una mentira puede haber recorrido la mitad del mundo mientras la verdad está poniéndose los zapatos”. Cuando Charles Spurgeon pronunció esta frase sentó cátedra, sin saberlo, sobre uno de los asuntos más controvertidos en los últimos años: el fenómeno creciente de las ‘fake news’.

Esta semana aparecían en no pocos medios unas imágenes del papa Francisco de rodillas ante los líderes de Sudán del Sur. De pronto, todas ellas se viralizaron, vinculadas de forma errónea al movimiento antirracismo ‘Black Lives Matter’. La idea era presentar al Pontífice como parte de ese movimiento. Muchas voces se alzaron indignadas, entre ellas la de cierto expolítico con relevancia en twitter, quien las compartió junto con su crítica, y unas palabras del papa Benedicto XVI: «Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios».

Lo cierto es que estas imágenes no son actuales, sino que datan de abril de 2019. En aquel momento, el papa Francisco había convocado en Roma a los líderes políticos y religiosos de Sudán del Sur para tratar de conseguir un acuerdo sobre la paz en aquel país. De pronto, el Santo Padre sorprendentemente se arrodilló y besó sus pies, en un gesto de respeto y súplica. Y consiguió su objetivo: los sudaneses se comprometieron con la paz y con el trabajo para establecer un Gobierno de unidad nacional.

Quienes trabajamos en la comunicación de la Iglesia nos enfrentamos cada semana a este tipo de desinformaciones malintencionadas. Y es que los bulos son el pan nuestro de cada día, valga la sacra expresión en este contexto.

El fenómeno de las ‘fake news’ está en auge, aunque no es algo nuevo. Desde el engaño de la serpiente a Adán y Eva (“la primera fake news de la Historia”, dice el Papa) hasta los populismos del siglo XX, la mentira siempre ha estado presente en la comunicación humana. Pero con el desarrollo de las nuevas formas de comunicación, las noticias falsas han encontrado un caldo de cultivo estupendo: la rápida viralización a golpe de clic. Esta distribución de informaciones que buscan manipular a la audiencia a favor o en contra de algo o alguien está minando la credibilidad de las redes sociales de una manera exponencial. Son una especie de cáncer de la web.

Y realmente son un problema muy serio que sabe aprovecharse de nuestra falta de criterio en muchos casos. Nos priva de la verdad, nos inclina hacia la mentira, y nos roba la posibilidad de tener un juicio propio sobre los acontecimientos.

En cuestiones de la Iglesia, como comentaba al principio, las ‘fake news’ tienen como principal objetivo el desprestigio de la institución en sí y el hostigamiento social hacia ella. Tengo comprobado que las redes sociales son el refugio anónimo de gente de corazón duro, con odios profundos y poca capacidad crítica. Lamentablemente, cuando de la religión católica se trata, parece que ese odio se multiplica por mil.

A veces, lo confieso, el engaño no es tan sencillo de desentrañar. Viene revestido de una pátina de veracidad tan perfecta que es complicado no caer en sus redes. No se trata de jugar a ser periodistas, pues no es el trabajo de los usuarios comunes de redes sociales. Pero sí al menos que sepamos tener una cierta prudencia antes de comentar o compartir informaciones que nos resulten, al menos, sospechosas.

El papa Francisco está muy sensibilizado con todo este asunto de las ‘fake news’, del que él mismo ha sido víctima varias veces. Cuando estuvimos con él los periodistas de la Iglesia española en enero de 2018 en Roma y se paró a nuestro lado en la Plaza de San Pedro, nos lo dijo fuerte y claro: “No digan mentiras”. La mentira, la falsedad, el engaño dañan el corazón del hombre, destruyen su credibilidad y promueven una cultura de la confrontación. En su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de ese mismo 2018, el propio Pontífice nos recomienda algunas prácticas para hacer frente a esta lacra de lo ‘fake’: “liberación de la falsedad y búsqueda de la relación” a través del discernimiento de cada publicación, contenido o noticia; “para discernir la verdad [señala el Papa] es preciso distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer”.

¿Y cómo lo distinguimos, si este tipo de noticias busca parecer lo más reales posibles? Antes de compartir, sospechar. Todo aquello que se publica es susceptible de ser falso. Mantén una actitud crítica cuando leas una historia y comparte solo las noticias que pienses que son creíbles. No te importe ser demasiado desconfiado. A partir de ahí, empieza la comprobación:

1.- DESCONFÍA DE LOS TITULARES.- Cuidado con los que llevan signos de exclamación, están escritos en mayúsculas, o tienen declaraciones excesivamente llamativas.

2.- VERIFICA EL MEDIO QUE LO PUBLICA.- Hay supuestos medios de comunicación (que no son tales), cuyas publicaciones son, en su mayoría, bulos intencionados. Algunos de ellos avisan, además, de esta práctica en sus webs.

3.- EXAMINA LA URL.- Muchos de los sitios web de noticias falsas imitan fuentes de noticias auténticas haciendo pequeños cambios en la URL. Puedes ir al sitio web para comparar la URL con las fuentes oficiales.

4.- CUIDADO CON LAS FOTOS.- El Photoshop puede jugarnos una mala pasada. Muchas fotos o vídeos se manipulan para sacar de contexto una imagen o una declaración. Un ejemplo: la foto de las monjas supuestamente haciéndose un selfie frente al David de Migue Ángel. Para verificar una imagen, puedes buscar en Google la procedencia de las mismas.

5.-REVISA LAS FECHAS.- Las noticias falsas pueden tener una cronología sin sentido o incluir fechas que han sido alteradas. Como la ya comentada del Papa arrodillado ante los líderes de Sudán del Sur.

6.- CONSULTA OTRAS NOTICIAS.- Sin ningún otro medio de comunicación informa de la misma historia, es posible que sea falsa. Si, en cambio, varias de las fuentes en las que confías informan de ella, es más probable que sea cierta.

7.-BUSCA LA FUENTE OFICIAL.- Por ejemplo, si quieres saber si es cierta una declaración un tanto sospechosa atribuida al Papa, consulta la web de noticias Vatican News. Si la información se refiere a tu Iglesia, tu parroquia, o tu obispo, verifica los canales oficiales de la diócesis. Y pregunta a través de las redes sociales: estaremos encantados de contestar tus dudas.

Print Friendly, PDF & Email