“Comida y compromiso”, por José-Román Flecha, en Diario de León (11-2-2017)
Firmas

“Comida y compromiso”, por José-Román Flecha, en Diario de León (11-2-2017)

“Comida y compromiso”, por José-Román Flecha, en Diario de León (11-2-2017)

COMIDA Y COMPROMISO

Como es tradicional, el segundo domingo de febrero se celebra entre nosotros la Jornada Nacional de Manos Unidas. Esa Organización no Gubernamental de la Iglesia Católica trata de promover aquel desarrollo integral al que se refería ya el papa Pablo VI. Un desarrollo para todo el hombre y para todos los hombres.

El lema adoptado por Manos Unidas para este año 2017 seguramente no dejará de llamar la atención al observador más distraído: “El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”.

Ese par de dodecasílados tiene su pizca de provocación. La primera parte nos lleva a cuestionar esos clichés tan habituales sobre el hambre, la producción y la distribución de los alimentos. Ya el papa Francisco había descolocado a mucha gente con una afirmación aparentemente escandalosa: “Existe alimento para todos; el hambre se debe a la mala distribución de los bienes y de la renta. El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio” (La alegría del Evangelio, 191).

La campaña de Manos Unidas se sitúa en la misma longitud de onda al proclamar que “Un tercio de nuestros alimentos acaba en la basura”. En la basura o en grandes almacenes, como los que ya denunciaban los antiguos Padres de la Iglesia.

La segunda parte del lema para la campaña de este año no puede dejarnos indiferentes. Faltan personas que se comprometan. Bien sabemos que ese es un mal que caracteriza nuestra época. Hay muchas personas generosas y dispuestas a una ayuda puntual, con tal de que sea pasajera. Los terremotos o un tsunami, los incendios forestales, o una estación de lluvias torrenciales suelen suscitar nuestra compasión. Y hay que aplaudir esa buena voluntad.

Pero en la sociedad actual, todos estamos muy ocupados cada uno de los días de la semana. No podemos comprometernos con obras de promoción y desarrollo. Además, hay otra razón: comprometerse con una causa nos exige “salir” de nuestra indiferencia y nuestra comodidad, como también dice el papa Francisco. Quien se compromete parece estar hipotecando su libertad y su futuro. Y eso nos cuesta mucho a todos.

Citando a Juan XXIII, el papa Francisco nos dice que no basta con “asegurar a todos la comida, o un decoroso sustento”. Hemos de procurar, además, “que tengan prosperidad sin exceptuar bien alguno” (La alegría del Evangelio, 192).

El lema de Manos Unidas para este año parece jugar con nuestros actos y actitudes. Estamos dispuestos a realizar un acto noble y generoso, como dar comida o agua, vestido o techo. Pero aún no estamos dispuestos a adoptar una actitud de compromiso y dedicación a la causa del bien y a la lucha contra la marginalidad. Habrá que cambiar el modo de pensar y de obrar.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
“Comida y compromiso”, por José-Román Flecha, en Diario de León (11-2-2017), 8.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Etiquetas

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Es verdad que nos cuesta hacer el bien a los demás?.- No.- Cuesta dejar de lado mi vida cómoda para dedicar un tiempo a los otros, cuando ni siquiera me acuerdo de como vive mi vecino más cercano.- Todos tenemos deberes y obligaciones que cumplir en la vida cotidiana de cada día.- También tenemos demasiada despreocupación por atender a los demás.- Hacer el bien, servir a los hermanos, es primordial según el decálogo y no debemos pasar de largo; debemos amar al hermano como a nosotros mismos.- Poner el interés en el uso correcto y acertado de los alimentos en casa, dar algo de mi tiempo a favor de los que tengo más cerca, ocuparme por quien carece de comida, de vestido, de cariño, de acompañamiento; tantas cosas que a escala mínima podemos hacer, tienen sentido, ayudan a quien tiene alguna necesidad.- Los alimentos se nos dice que sobran para todos, pero existen lagunas muy grandes donde se carece de todo; no podemos llegar a todas partes ni estamos capacitados para ello, si debemos mantener la preocupación y el interés para poner de nuestra parte el deseo activo para enjugar el dolor y las lagrimas.-

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...