Portada » Iglesia en España » Diócesis » Carta del Obispo » Comenzamos la Cuaresma, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona
Carta del Obispo Iglesia en España

Comenzamos la Cuaresma, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

cuaresma

Comenzamos la Cuaresma, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Queridos hermanos y amigos: El próximo día cinco, Dios mediante, con la celebración del Miércoles de Ceniza, comenzaremos el camino anual que nos conduce a la Pascua: la Cuaresma.

 La Cuaresma es un tiempo de gracia que todos debemos aprovechar cada año para progresar y crecer en nuestra vida cristiana. Es, pues, un don de Dios que cada año la Iglesia nos ofrece para renovarnos interiormente.

El Evangelio que escuchamos en la celebración del Miércoles de Ceniza nos da las pautas para el camino que debemos recorrer en este tiempo de Cuaresma (Mateo 6, 1-6. 16-18). No olvidemos que este texto pertenece al Sermón de la Montaña que en los capítulos cinco, seis y siete recoge el evangelista Mateo. El Sermón de la Montaña es el “corazón” del mensaje cristiano y por lo tanto nos propone en cada uno de sus versículos el camino luminoso que Cristo invita a recorrer a todos los cristianos.

En este camino de seguimiento de Cristo, Él mismo nos propone tres armas espirituales que siempre deben estar en las manos del cristiano y que más intensamente vivimos en la Cuaresma: la oración, la limosna y el ayuno. Todas ellas con un denominador común, realizarlo en lo secreto del corazón.

Quisiera que este año todos los fieles de la diócesis viviéramos con intensidad este camino y que ejercitáramos en nuestra vida las tres propuestas del Evangelio del Miércoles de Ceniza. Para ello me permito proponeros algunas actividades que con sencillez podemos realizar en nuestras parroquias y comunidades.

Oración. Sería bueno y provechoso para todos que, además de las celebraciones de las Misas dominicales, realizadas con esmero y profundidad, durante un día a la semana pudiéramos reunirnos para hacer más intensa nuestra vida de oración. Podemos en ese encuentro meditar un texto bíblico, adorar el Santísimo, reflexionar sobre la Pasión de Cristo. De esta forma nos iremos adentrando en la oración para sentir la fuerza renovadora de la misericordia de Dios. Nos puede servir también para la oración el mensaje del papa Francisco que con motivo de la Cuaresma ha dirigido a toda la Iglesia. Su título es: Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.

La oración en comunidad nos ayudará, sin duda, a que también sepamos encontrar momentos de oración individuales y hacer así nuestras las palabras de Jesús: cuando vayas a rezar entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que está en lo escondido, te lo pagará.

 Limosna. La limosna nos ayuda a salir de nosotros mismos y de nuestro egoísmo y a abrir nuestro corazón al que sufre. No seamos tacaños a la hora de compartir nuestros bienes. El Papa nos dice en su mensaje de este año: La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele.

 Ayuno. Íntimamente unido a la limosna está el ayuno. El ayuno nos hace ver nuestra debilidad y la necesidad del verdadero alimento que es Cristo; a su vez nos hace compartir la suerte de aquellos que carecen hasta de lo más fundamental. Cada uno de nosotros sabemos cuál ha de ser nuestro ayuno, de aquello que nos debemos privar para crecer con fortaleza interior y hacernos cercanos y solidarios de nuestros hermanos.

Queridos hermanos, recorramos juntos este camino luminoso de Cuaresma para que en la Pascua la luz de Cristo resucitado nos renueve.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email