Rincón Litúrgico

Comentario homilético Domingo 30 Tiempo Ordinario C (27-10-2013), por José-Román Flecha

Comentario homilético Domingo 30 Tiempo Ordinario C (27-10-2013), por José-Román Flecha

“Una oración humilde” es el título de la reflexión homilética y comentario del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 30 Tiempo Ordinario, ciclo C de lecturas, correspondiente al domingo 27 de octubre de 2013   

“Los gritos del pobre atraviesan las nubes y hasta alcanzar a Dios no descansa; no ceja hasta que Dios le atiende, y el juez justo le hace justicia”. Esta certeza del poder de la oración de los pobres nos recuerda la parábola de la viuda y el juez injusto que se proclamaba el domingo pasado. El libro del Eclesiástico reafirma hoy esa creencia (Eclo 35, 15-22).

Muchas veces hemos contemplado la parcialidad de las personas y de las instituciones. Con frecuencia hemos tenido que padecerla, en nosotros mismos o en las personas más cercanas a nosotros. En cambio, la Escritura nos dice hoy que “El Señor es un Dios justo que no puede ser parcial; no es parcial contra el pobre y escucha las súplicas del oprimido”.

Si Dios muestra alguna preferencia la dirige precisamente a los más débiles y necesitados de protección. Por eso, es un error decir que la fe es alienante. Quien cree en Dios y trata de vivir según Dios no puede desentenderse de los últimos de la tierra. Cuando estos se dirigen a Dios, Él los escucha.

EL PRETEXTO Y LA VERDAD

 

Tantas veces presente en el evangelio según San Lucas, la oración es de nuevo el tema central del evangelio de hoy (Lc 18,9-14. A la parábola de la viuda y el juez inicuo sigue hoy la parábola del fariseo y el publicano. Con ella se nos dice que no basta con orar. Existe una piedad falsa y escandalosa. Y otra piedad humilde, es decir verdadera.

• El fariseo emplea muchas palabras para orar. Es cierto que levanta su mente hacia Dios con gratitud. Pero no ora ante Dios sino ante un espejo. Su acción de gracias es un pretexto para alabarse a sí mismo. Está convencido de que su salvación depende solo de sus ayunos y limosnas. Se atribuye una  limpieza que es un don de Dios.

• El publicano cobra los tributos que ha de entregar al Imperio. Es visto por todos como un colaboracionista y un pecador. Nadie lo considera inocente y en nadie puede apoyarse. Su oración es pobre y elemental en la forma. Admite su verdad y se dirige a Dios con la humildad de quien sabe que sólo puede encontrar la salvacion en la misericordia de Dios.

EL PECADO Y LA COMPASIÓN

Tanto el fariseo como el publicano creen en Dios. Pero su forma de orar nos revela en qué Dios creen en realidad. Al decir que el publicano alcanzó la justicia y santidad de Dios, Jesús nos invita a aprender el espíritu de su oración.

• “Oh Dios, ten compasión de este pecador”. Esta oración nos lleva a revisar nuestro pasado y descubrir en él el rastro y las cicratrices del pecado. De nuestra rebeldía ante Dios. O de nuestra indiferencia ante nuestros hermanos.

• “Oh Dios, ten compasión de este pecador”. Esta oración nos invita a sentir de verdad la seriedad del pecado. Y, al mismo tiempo, a confesar, con San Bernardo, que Dios no padece, pero sí que se compadece.

• “Oh Dios, ten compasión de este pecador”. Esta oración nos exige admitir y confesar que solo Dios es Dios. Solo Él nos puede perdonar y aceptar como somos. Sólo él conoce nuestra verdad y nos puede redimir en su misericordia.

– Padre nuestro celestial, tú no sólo ves la injusticia de este mundo sino que conoces nuestra más íntima verdad. Ten piedad de nosotros y no permitas que busquemos nuestra justificación en las obras de nuestras manos. Porque solo tu eres Santo. Amén.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.