Rincón Litúrgico

Comentario homilético Domingo 27 Tiempo Ordinario C (6-10-2013), por José-Román Flecha

mano-fe

Comentario homilético Domingo 27 Tiempo Ordinario C (6-10-2013), por José-Román Flecha

“Don y tarea de la fe” es el título de la reflexión homilética y comentario del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 25 Tiempo Ordinario, ciclo C de lecturas, correspondiente al domingo 6 octubre de 2013

“El injusto tiene el alma hinchada, pero el justo vivirá por su fe”. Ese es el mensaje que nos transmite hoy el profeta Habacuc (Hab 1,23: 2, 2-4). Todo le hacía presentir la invasión de los caldeos sobre Palestina, que habría de tener lugar el año 597. a. C.

Ante sus ojos se desplegaba una situación de injusticia y de violencia, de luchas y contiendas. El profeta intuía que un país no puede sostenerse sobre el mal y la corrupción. La ética social es la base de la paz y de la prosperidad en el presente. Y es la garantía de la esperanza en un futuro humano y humanizador.

Por otra parte, la probable invasión de los caldeos no vendría a aportar una solución. Todo lo contrario. La crueldad, la rapiña, la muerte y el destierro se perfilaban como negros fantasmas sobre el horizonte del país. En ese momento, la palabra de Dios advierte al profeta que sólo la fe ayudará a los creyentes a descubrir el sentido de tanto dolor.

 

EL TRÍPO DE DE LA FE

La fe aparece de nuevo en el texto evangélico que se proclama en este domingo (Lc 17, 5-10). Tres ideas principales lo recorren: la fuerza, el servicio y la gratuidad de la fe.

En primer lugar, a una súplica que le dirigen los apóstoles, Jesús responde con una frase tan asombrosa como verdadera. Según él, bastaría un granito de fe para arrancar de raíz  una morera y plantarla en el mar. Tal exageración subraya la eficacia impensable de la fe y deja al descubierto la debilidad de nuestra creencia.

En segundo lugar, la inmediata referencia al amo que se dispone a servir a su criado nos dice que eso sólo es posible gracias a la fe. De ella brota la fuerza que arranca y traslada la morera. Un granito de fe nos bastaría para cambiar las estructuras injustas de este mundo. Y para transformar en servicio humilde la altanería y el orgullo que nos ciegan.

En tercer lugar, hay una palabra también para el criado. El que ha hecho lo que le había sido mandado, no puede arrogarse un mérito especial. Los creyente no pueden presentarse ante Dios exigiendo premios y prebendas. Reconociendo la gratuidad de la fe, han de repetir con humildad: “Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.

EL AUMENTO DE LA FE

Con todo, no se puede olvidar la petición que los apóstoles dirigen al Señor. Con ella se abre esta meditación sobre la fe.

• “Auméntanos la fe”.   Esa oración ha de ir ritmando el camino diario de todo creyente. La fe es llamada y respuesta. La fe es un don que nos ha sido concedido gratis, pero ha de ir creciendo gracias a Dios y mediante nuestra humilde colaboración.

• “Auméntanos la fe”.  Esa oración somete a revisión el itinerario histórico de la Iglesia, “santa y necesitada de purificación”. Llamada a creer en su Señor, la Iglesia sabe que la fe crece cuando se anuncia, se celebra y orienta el humilde servicio al hombre.

• “Auméntanos la fe”.  Esa oración puede iluminar los pasos de toda la humanidad. Todo ser humano necesita creer y ser creído. También el no creyente, por ser humano, ha de mantenerse abierto a la búsqueda del sentido de la existencia.

– Padre nuestro celestial, tú ves la injusticia de este mundo y conoces el espesor de nuestro miedo. Que la fe en tu presencia sostenga nuestra vida. Y que tu misericordia nos enseñe a servir a nuestros hermanos con generosidad y gratuidad. Amén.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Comentario homilético Domingo 27 Tiempo Ordinario C (6-10-2013), por José-Román Flecha, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.