Rincón Litúrgico

Comentario homilético Domingo 26 Tiempo Ordinario C (29-9-2013), por José-Román Flecha

Comentario homilético Domingo 26 Tiempo Ordinario C (29-9-2013), por José-Román Flecha

“El rico y el pobre” es el título de la reflexión homilética y comentario del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 25 Tiempo Ordinario, ciclo C de lecturas, correspondiente al domingo 29 de septiembre de 2013

Divanes lujosos sobre los que se recuestan los comensales. Espléndidos banquetes, Música escogida. Vinos de solera y los mejores perfumes del mercado. Esos son los ingredientes de los acomodados, tal como los percibe Amós (Am 6, 1. 4-7). Él es un pastor venido de la estepa. Y ese lujo le hace presentir un desastre nacional.

Nunca pretendió ser profeta. Pero de sus labios brota una profecía que resuena como un trallazo: “Irán al destierro, a la cabeza de los cautivos. Se acabó la orgía de los disolutos”. En este texto el profeta no denuncia una especifica inmoralidad. Sí que lo hará en otros pregones, al clamar contra la injusticia que soportan cada día los más pobres (Am 8, 4-7).

Sin embargo, ya la sola ostentación de esa vida acomodada le parece al pastor una blasfemia y un insulto a Dios. Dios no es enemigo de la alegría y de la felicidad del ser humano. Pero en la búsqueda exclusiva de las satisfacciones hay un riesgo innegable de abandonar el camino que lleva a la felicidad.

 

EL CAMBIO DE SUERTES

 

El evangelio que hoy se proclama es más explícito al presentar el doble escenario en  que se representa el drama de la humanidad. Hay un hombre que demuestra su riqueza por sus vestidos de lujo y por los espléndidos banquetes que organiza cada día. Y un mendigo hambriento y cubierto de llagas, al que sólo se acercan los perros (Lc 16, 19-31).

El contraste es violento y ofensivo. El rico no tiene nombre: sólo tiene riquezas. El mendigo tiene nombre y dignidad. Se llama Lázaro. A pesar de sus diferencias, la muerte alcanza a los dos. En un segundo acto, más allá de la frontera de la vida, de nuevo se diferencian los dos. Pero la suerte ha sido profundamente cambiada.

El pobre participa de la herencia de Abrahán, mientras el rico es sepultado en el infierno y atormentado por sus llamas. La desgracia del pobre se torna ahora en consuelo, mientras que el fasto del rico se convierte en tortura. Ante las súplicas del rico queda claro que la suerte ha sido cambiada, sin posibilidad de tránsito de un lugar a otro.

 

LA PALABRA Y LA VIDA

 

Todavía hay un tercer acto.  El rico dirige dos nuevas súplicas en favor de sus hermanos. Desea que el padre Abrahán envíe a Lázaro para que les advierta del riesgo que corren de caer en el mismo lugar de tormentos. Las dos respuestas de Abrahán pueden aplicarse a todos los siglos de la historia:

• “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”.  La escucha de la palabra de Dios es el primer paso en el camino de la fe. En ella encontramos el camino de la luz y de la vida. Los creyentes en el Dios que habla no podemos ignorar su palabra.

• “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto”.  Nuestra fantasía y nuestro afán de novedades nos seducen. No son las apariciones las que nos revelan a Dios, sino la palabra con que nos ha manifestado su amor y su justicia.

– Padre nuestro celestial, en nuestro mundo conviven sin encontrarse los pobres y los ricos. Enséñanos a crear un mundo fundado en la fraternidad. Queremos escuchar la palabra que nos has dirigido para orientar nuestra vida de acuerdo con tu voluntad. Amén.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Comentario homilético Domingo 26 Tiempo Ordinario C (29-9-2013), por José-Román Flecha, 9.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.