Revista Ecclesia » Comentario homilético Domingo 21 Tiempo Ordinario C (25-8-2013), por José-Román Flecha
Isaías
Rincón Litúrgico

Comentario homilético Domingo 21 Tiempo Ordinario C (25-8-2013), por José-Román Flecha

Comentario homilético Domingo 21 Tiempo Ordinario C (25-8-2013), por José-Román Flecha

“La gran mesa del Reino” es el título de la reflexión homilética y comentario del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 21 Tiempo Ordinario, ciclo C de lecturas, correspondiente al domingo 25 de agosto de 2013

“Yo vendré para reunir a las naciones de toda lengua: vendrán para ver mi gloria, les daré una señal, y de entre ellos despacharé supervivientes a las naciones…y anunciarán mi gloria a las naciones”.  Estas palabras pertenecen a un oráculo de Dios que aparece en la última parte del libro de Isaías que se lee en la misa de este domingo (Is 66,18-21).

Este texto en prosa, con el que se concluye el libro, parece reflejar las ideas de universalidad que suscitó el paso de Alejandro Magno y la caída del imperio persa. El profeta anuncia la llegada de todos los pueblos. En Jerusalén serán testigos de la gloria del Señor. Él hará un prodigio en medio de ellos y enviará a los supervivientes como mensajeros ante toda la humanidad entonces conocida.

Es impresionante esa esperanza que orienta la mirada hacia el futuro. Todas las naciones que antes mostraraon su enemistad a Israel serán admitidas a formar parte de ese pueblo. Es más, habrán de ser enviadas por el Señor a una misión universal que nunca hubieran sospechado. Realmente, los planes de Dios son impensables.

LOS DE CERCA Y LOS DE LEJOS

El evangelio no es sólo una profecía. Pero es también una profecía. Y lo es no solo porque anuncie el futuro al que estamos llamados los creyentes, sino porque abre una perspectiva a las esperanzas de toda la humanidad. Así lo vemos en el texto que hoy se proclama (Lc 13, 22-30).

Comienza con una pregunta que uno dirige a Jesús: “Señor, ¿serán pocos los que se salven?” A esa cuestión teórica Jesús responde con una exhortacion práctica: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha”.  A continuacion añade Jesús que algunos que se dicen creyentes no entraran por ella, mientras que algunos paganos encontrarán el camino.

Los de casa siempre han dado por cierta la salvación. Confiaban en sus muchos rezos y en las ceremonias religiosas con las que pretendían disfrutar de su amistad con Dios y dar un público testimonio de ella. A la hora de la verdad, descubrirán que esos signos externos no les garantizaban la vida eterna. Serán excluidos de la cercanía de los patriarcas y profetas.

Los otros, los que parecían enemigos de Dios y de su pueblo, llegarán de los cuatro puntos cardinales “y se sentarán a la mesa en el reino de Dios”. La imagen del banquete es muy elocuente. Y la lección es clara. Los que llegan de lejos están más cerca de Dios que los que siempre habían profesado creer en el Dios de sus padres.

 

MISERIA Y FELICIDAD

En el centro del evangelio de hoy resuena la invocación con la que unos y otros pretenderemos entrar a formar parte del banquete del Reino de Dios.

• “Señor ábrenos”.  Esa habría de ser la petición más importante en la oración de un creyente. Muchas veces le pedimos al Señor la salud para nosotros o para nuestros seres queridos.  Y no está mal. Con esas peticiones reconocemos su grandea y nuestra debilidad. Pero, sobre todo, deberíamos pedirle que nos admita en su eterna intimidad.

• “Señor ábrenos”. Esa habrá de ser siempre la oración de la Iglesia. Llamada a dar testimonio de la presencia del Señor en el mundo, anuncia que un día se manifestará la verdad salvadora de su Reino. Y bien sabe la Iglesia que el ser admitidos a ese banquete es una gracia misericordiosa de Dios. Solo él puede abrirnos la puerta.

• “Señor ábrenos”.  ¡Ya nos gustaría que esa fuera la oración de toda la humanidad! Los que aún no han abierto su puerta al Señor o la han cerrado, pueden confiar siempre en su misericordia. Esperamos que todos comprendan que “la felicidad de esta vida, comparada con la felicidad eterna es una auténtica miseria” (San Agustín, “Ciudad de Dios”, 19, 10).

– Señor Jesús, nos alegra saber que muchas gentes, de todo pueblo y condición, te buscan, aun sin conocerte. Muéstranos a todos el camino para que reconozcamos la verdad que conduce a la vida eterna. Amén.

 

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa