Rincón Litúrgico

Comentario homilético Domingo 20 Tiempo Ordinario C (18-8-2013), por José-Román Flecha

200px-Michelangelo_Buonarroti_027

Comentario homilético Domingo 20 Tiempo Ordinario C (18-8-2013),  por José-Román Flecha

 “La misión del profeta” es el titulo del comentario homilético del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 20 de Tiempo Ordinario C (18-8-2013)

“Muera ese Jeremías porque está desmoralizando a los soldados que quedan en la ciudad, y a todo el pueblo, con semejantes discursos. Ese hombre no busca el bien del pueblo sino su desgracia”.  Así suena la acusación contra el profeta Jeremías que los príncipes presentan ante el rey Sedecías, según se lee en la primera lectura de la misa de este domingo (Jer 18, 4-6. 8-10).

Es esta una acusación típica de todos los que quieren deshacerse de un hombre que al anunciar la palabra de Dios, denuncian las malas acciones de sus vecinos. El profeta interpela e inquieta. Por eso pretenden acallarlo. Y la acusacion más habitual es siempre esa: este hombre rompe la paz social.

Es ciero que el profeta pone en peligro la paz y la tranquilidad de algunos. Sobre todo la paz que se asiente sobre la injusticia o sobre el miedo. En lugar de escuchar su mensaje, algunos pretenden acallarlo. Menos mal que en este caso aparece un hombre que pone en evidencia la maldad de los acusadores y el rey manda rescatar al profeta.

 

UNA FAMILIA DIVIDIDA

 

El evangelio no es un calmante que nos ayuda a conciliar el sueño en las noches en que nos asaltan las preocupaciones. Tampoco es un seguro contra los accidentes o las desgracias. El mensaje de Jesús no nos libra de la enfermedad ni de la muerte natural. Nunca deberíamos pretender utilizarlo como un tranquilizante.

Según San Ambrosio, puede resultar dura la narración que hoy se proclama (Lc 12,49-53), Jesús es consciente de que su mensaje no dejará indiferentes a sus oyentes. Sabe que desencadenará inquietud en las personas y graves divisiones en el seno de las familias. Hasta los hijos se enfrentarán a sus padres, aparentemente por causa de la fe.

Evidentemente, Jesús estima la familia humana. El texto no revela la intención de dividirla, sino que nos da cuenta de lo que efectivamente sucedió en las primeras comunidades. Y de lo que habría de suceder a lo largo de los siglos. Muchos cristianos han sido denunciados por sus mismos familiares.

También hoy las familias se encuentran divididas por el fundamentalismo de los miembros que se han pasado a otro grupo religioso. O por los familiares que se burlan de los que tratan de mantener la fe. O por los jovenes que buscan su afirmación personal renegando de la fe de sus padres. Claro que, según San Ambrosio, también cabe lo contrario: que los hijos que siguen a Cristo saquen ventaja a sus padres paganos o paganizados.

 

 

EL FUEGO Y EL BAUTISMO

 

No podemos ignorar la frase con la que comienza este texto evangélico:  “He venido a prender fuego a la tierra. ¡Y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla! Dos partes paralelas que encierran un único mensaje.

• “He venido a traer fuego en el mundo”.  El fuego suele ser visto como el símbolo del amor. En las páginas bíblicas es también el símbolo del juicio. El fuego purifica los metales. Y a él se arroja la paja. La misión de Jesús somete a crisis y discernimiento los pretendidos valores de este mundo.

• “Con un bautismo tengo que ser bautizado”. En la pregunta que Jesús dirige a los hijos de Zebedeo, el bautismo significa el martirio (Mc 10,38). Jesús prevé que el fuego que ha de derramar sobre la tierra brotará de su pasión y muerte. Y a ese sacrificio se encamina voluntaria y generosamente.

– Señor Jesús, las gentes te comparaban con Jeremías y tenían razón. También tú fuiste y eres acusado injustamente. Nosotros sabemos que no eres enemigo del pueblo. Te reconocemos como el príncipe de la paz. Pero reconocemos nuestra culpa en las divisiones que provoca tu evangelio. ¡Oh Cristo, ten piedad!

 

José-Román Flecha Andrés

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Comentario homilético Domingo 20 Tiempo Ordinario C (18-8-2013), por José-Román Flecha, 5.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,