Internacional

Colombia: La Iglesia pide entender que la justicia no es solo pena de cárcel

Colombia: La Iglesia pide entender que la justicia no es solo pena de cárcel

La Iglesia católica colombiana afirmó que el país debe entender la justicia «más allá de una cárcel», al referirse al acuerdo en materia de justicia transicional anunciado por el Gobierno y el grupo guerrillero FARC el pasado miércoles.«Un factor muy importante es que en estos acuerdos hay una necesidad y es entender la justicia de una manera mucho más amplia que el tema de la privación completa de la libertad en un centro carcelario», manifestó el director del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS), monseñor Héctor Henao Gaviria.

El director del SNPS se refirió al acuerdo alcanzado en los diálogos de paz de La Habana al intervenir en el VII Congreso Nacional de Reconciliación que se desarrolló en Bogotá con la organización de la Conferencia Episcopal de Colombia y la Pastoral Social.

Monseñor Henao Gaviria apuntó que las condiciones «difíciles y dolorosas» en las que se encuentran los centros carcelarios del país por cuenta de la sobrepoblación que se presenta en ellas, aumenta la necesidad de implantar penas alternativas.

El Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acordaron en Cuba los mecanismos de justicia transicional para cuando se firme el fin del conflicto, y para ello se creará una Jurisdicción Especial para la Paz.

Los delitos políticos y conexos estarán sujetos a una amnistía, pero los de lesa humanidad, genocidio y crímenes de guerra, entre otros, quedarán al margen de ese beneficio y los culpables serán castigados con «restricción de libertades» en condiciones especiales u ordinarias de 5 a 20 años, según la gravedad del hecho y el grado de colaboración del acusado.

El directivo de la Pastoral Social aseguró que estos castigos alternativos son posibles en Colombia ya que la legislación lo permite y señaló que lo más importante es determinar cuál es el objetivo final de imponer estos castigos.

«Hay que pensar para qué las penas, no solamente qué tipo de penas sino qué busca el Estado y qué quiere lograr a través de unas acciones punitivas», dijo.

Frente a esto, Henao Gaviria aseveró que el Estado debe hacer seguimiento a los guerrilleros para verificar y hacer cumplir la finalidad que el castigo busca.

«Estos acuerdos buscan el encuentro entre la necesidad de paz y el clamor de justicia», añadió el prelado, quien calificó la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz como un acto que requiere la «mayor responsabilidad» del país.

«En el corazón de la justicia hay algo sustancial que es la reparación de la víctima. La justicia tiene que estar enfocada en la otra cara de las víctimas, desligar el tema de víctimas con justicia es reducir la justicia a un hecho punitivo y no a uno restaurativo», finalizó.

Fuente: Conferencia Episcopal Colombiana

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.