Internacional

Cólera en Kinshasa (Congo): el compromiso de las instituciones sanitarias y de Cáritas para combatir la epidemia

Cólera en Kinshasa (Congo): el compromiso de las instituciones sanitarias y de Cáritas para combatir la epidemia

Hubo más de 50.000 casos de cólera en 2017 en la República Democrática del Congo. Solo entre el 25 de noviembre y el 28 de diciembre de 2017, en la capital, Kinshasa, se registraron 133 nuevas infecciones. 12 personas murieron.

Con las inundaciones de principios de año en Kinshasa, el Ministro de Sanidad, Oly Ilunga, teme lo peor: “El cólera es una enfermedad relacionada con el agua, por lo que en una situación de inundación como la que estamos padeciendo, corremos un alto riesgo de propagación”. Didier Bompangue, coordinador del Programa Nacional para la eliminación del cólera y la lucha contra otras enfermedades diarreicas (PNECHOL-MD), dice que la propagación del cólera se produce por la suma de una serie de factores causales:

– el calentamiento global, causante de muchas epidemias en varios países del mundo;

– el hecho de que el cólera se ha convertido en endémico en la República Democrática del Congo desde 1994;

– la sucesión de epidemias no suficientemente controladas y, por tanto, no erradicadas completamente;

– la urbanización anarquica en ciudades como Kinshasa.

De los 35 centros de salud en Kinshasa, 14 ya informaron de casos de infección. Se han establecido dos unidades de tratamiento para tratar a los pacientes afectados, incluida la de Camp Luka, en el municipio de Ngaliema, abierta el 8 de enero. Con respecto a las medidas que se adoptarán para contrarrestar la propagación de la epidemia, el PNECHOL-MD lleva a cabo su labor, pero su coordinador reconoce que se necesita más ayuda. “El sistema sanitario se ocupa solo una pequeña parte del problema. El problema del cólera es un problema transversal. Es realmente hora de que la REGIDESO (la sociedad responsable de la distribución de agua potable), la higiene civil y las fuerzas económicas se unan para enfrentar este desafío”.

François Mbutshitshi, jefe del Programa de Emergencia y Protección Social de Cáritas, explica la implicación de la Iglesia Católica en Kinshasa: “Participamos en las reflexiones con otros socios para saber cómo dar una respuesta. Por ejemplo, hablamos de añadir cloro al agua para purificarla, es también necesario desinfectar el ambiente afectado por la epidemia, las personas infectadas deben de ser identificadas y el servicio médico debe atender a los pacientes ya afectados. Este es el trabajo realizado por los voluntarios de Cáritas Kinshasa. El coordinador del PNECHOL-MD se muestra optimista ante la perspectiva de erradicar la epidemia porque, concluye, “sabemos exactamente lo que debemos hacer”.

(PMB) (LM) (Agencia Fides 16/1/2018)

Kinshasa (Agencia Fides) –

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email