Diócesis Iglesia en España

Clausura del Año de la Vida Consagrada en Orihuela-Alicante

Clausura del Año de la Vida Consagrada en Orihuela-Alicante

La realidad de Orihuela-Alicante es muy rica y variada con más de un centenar de comunidades y más de un millar de personas consagradas

El obispo clausura el Año Jubilar en Orito y el Año de la Vida Consagrada en la Concatedral de San Nicolás

El martes 2 de febrero, la Diócesis de Orihuela-Alicante se suma a la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que instauró el Papa Juan Pablo II en 1997 y que este año se celebra bajo el lema “La vida consagrada, profecía de la misericordia”.

Se conmemorará, a las 19:30 horas, con una eucaristía presidida por el obispo diocesano D. Jesús Murgui, en la Concatedral de San Nicolás de Alicante. Se darán cita representantes de toda la vida consagrada de esta diócesis en una ceremonia en la que monseñor Murgui clausurará además el Año de la Vida Consagrada, convocado por el papa Francisco y celebrado durante los últimos doce meses.

Será pues una tarde de clausuras ya que, previamente, el obispo de Orihuela-Alicante estará, a las 17:00 horas, en el Santuario de Nuestra Señora de Orito para poner el broche final al Año Jubilar con el que se ha conmemorado todo un año dedicado a San Pascual Baylón, en el 450 aniversario de su profesión como fraile franciscano.

PRESENCIA DE LA VIDA CONSAGRADA

La realidad de la Vida Consagrada en la Diócesis de Orihuela-Alicante es muy variada. Conviven más de cien comunidades que suman más de un millar de personas con más de medio centenar de carismas diferentes.

Hay congregaciones de vida contemplativa en Orihuela, Alicante, Altea, Elche, Onil y Villena. Por otro lado los servicios que las comunidades de religiosos (tipo Agustinos, Franciscanos, Capuchinos, Salesianos…) y las de religiosas de vida activa (como Carmelitas, Adoratrices, Salesianas, Dominicas Oblatas…) prestan a la Diócesis y a la sociedad van desde la atención de residencias de ancianos hasta la pastoral penitenciaria, pasando por la docencia en numerosos colegios, la atención de casas de espiritualidad, a parroquias o sacerdotes. También desarrollan su misión en el ámbito de la sanidad (psiquiátrico, hospital), en el trabajo con grupos con riesgo de exclusión social (obras sociales, acogida a las mujeres solteras y maltratadas), atienden a enfermos pobres incurables, como es el caso del Cottolengo, llevan adelante iniciativas de pastoral en el mundo gitano, en el mundo obrero, en la pastoral de la cultura y en la atención a santuarios y lugares de culto.

En la Diócesis trabajan otras comunidades religiosas menos conocidas pero con una gran labor social y caritativa como son las llamadas Sociedades de Vida Apostólica; los Institutos Seculares, que reúnen a hombres y mujeres seglares que trabajan por los demás desde dentro de la Iglesia; las llamadas Vírgenes Consagradas Seglares y congregaciones de las denominadas “Nuevas Formas”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email