Iglesia en España

Clausura del Año de la Misericordia en Zaragoza

escudo zaragoza

El arzobispo de Zaragoza clausura el próximo domingo el ‘Año de la Misericordia’

 Durante el  año jubilar extraordinario, la archidiócesis se ha volcado en la atención a las personas privadas de libertad y en la acogida a inmigrantes y refugiados.

Vicente Jiménez Zamora clausurará el próximo domingo 20 de noviembre el Año de la Misericordia, que él mismo ha definido como “un acontecimiento de gracia y misericordia”, con una misa de acción de gracias que tendrá lugar a las 17.00 horas en la catedral basílica del Pilar.

Atendiendo a la llamada del papa Francisco a vivir las ‘obras de misericordia’, colaborando en la inserción de los ‘descartados’ de la sociedad, la diócesis de Zaragoza ha realizado dos acciones dirigidas a algunos de los sectores más frágiles de la sociedad. En primer lugar, un replanteamiento de la acción pastoral que sacerdotes y seglares realizan en el mundo de las cárceles, creando plataformas para el acompañamiento de las familias y para la acogida de las personas que acaban de lograr la libertad, pero que no tiene un lugar o una familia a la que acudir. En segundo lugar, todos los organismos que desarrollan la acción socio-caritativa en nombre de la Iglesia, atendiendo a la llamada del arzobispo, se han unido para garantizar una acogida respetuosa y cristiana a refugiados e inmigrantes. Aunque los refugiados no han llegado en el número que en un principio se barajó, la acogida y acompañamiento a los inmigrantes ha experimentado un importante crecimiento en número y en calidad.

Junto a las acciones concretas antes mencionadas, la diócesis de Zaragoza ha seguido avanzando, a través de Cáritas, Manos Unidas y la gran cantidad de obras sociales de las que es titular, en la atención a las personas en riesgo de exclusión social: infancia y mujer marginadas, discapacitados, pobreza energética, enfermedades mentales, cooperación internacional al desarrollo.

Como ha señalado el arzobispo en su última carta pastoral,  la Iglesia católica en Zaragoza ha de ser “capaz de salir a las periferias del dolor para sanar las heridas, curar, dar calor”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.