Diócesis Iglesia en España

Clausura curso en el Centro Diocesano de Teología de Getafe

Medio centenar de alumnos concluye sus estudios este curso en el Centro Diocesano de Teología

El obispo auxiliar de la Diócesis presidió la eucaristía con la que se clausuró el martes 14 de junio

En el acto académico se entregaron los diplomas a los seis alumnos que han acabado el ciclo sistemático y a los 43 del básico.

Fontaneros, administrativos, profesores de gimnasia, historiadores, amas de casa, estudiantes e incluso genetistas, reciben formación en las distintas sedes del Centro, que celebra su mayoría de edad.

Una promoción de 49 alumnos recibió su diploma académico tras concluir sus estudios en el Centro Diocesano de Teología de Getafe, que clausura el curso 2015/16 con una eucaristía que presidirá el obispo auxiliar, D. José Rico Pavés, a las 18.00 horas en la Parroquia Santa Maravillas de Jesús (c/Medina Azahara, 2. Getafe).

Durante el acto de clausura, dos alumnos contaron su experiencia de estudio en el Centro Diocesano de Teología, que ofrece una formación en dos niveles a sus 200 matriculados: básico (tres años y 115 estudiantes) y sistemático (cuatro años y 85 estudiantes).

La promoción 2015/16 está integrada por seis alumnos en el curso sistemático y otros 43, en el básico.

El perfil de los alumnos que han formado parte del centro, en sus 18 años de existencia, es muy variado: desde fontaneros jubilados a exempleados de banca, pasando por profesores de Historia o de Educación Física, amas de casa, estudiantes o incluso genetistas.

Este último es el caso de Martín Ivanecky, estudiante de primer curso del sistemático, que ha llegado a Batres desde Eslovaquia y que, con 25 años, es licenciado es biología molecular y genética pero necesitaba profundizar en su fe. Se le puede definir por su ilusión y por la fuerza de voluntad que pone cada día para llegar hasta Getafe, ya que tiene que usar tres medios de transporte distintos, que le suponen casi dos horas de trayecto.

Kenia Velásquez, de origen ecuatoriano pero residente en Leganés, supo del Centro a través de un sacerdote que le aconsejó que profundizara en su formación cristiana. Así lo hizo y se apuntó al curso básico. Hoy es catequista de la Parroquia San Isidro y pronto será monitora de campamentos.

Su formación le ha ayudado, además, a dar razones de su fe ante el resto de su familia, en su mayoría evangélicos, y también en su trabajo de voluntaria con inmigrantes y personas mayores, en quienes reconoce a Cristo.

Elena Jerez, de Alcorcón, es licenciada en Historia y termina este año el curso sistemático. Es la única mujer. Sus nuevos conocimientos le van a permitir reciclarse e impartir clases de Religión a partir de ahora en el centro escolar en el que trabaja.

Hay más historias, como la de Elvira Martín, de Leganés, ama de casa y viuda, que estudia en el curso básico para reforzar su formación; o Javier Terroba, de Valdemoro, casado y funcionario del Estado, que al principio tenía un poco de miedo de volver a estudiar y hoy da gracias por haber encontrado a profesores y alumnos maravillosos que le han ayudado a conocer la profundidad del amor de Dios.

Algo parecido le sucedió a Mariano Andrés de la Vega, de Getafe, que termina el curso sistemático y que, además de la grandeza del corazón altruista de las personas que lo han formado en el Centro, se muestra agradecido por el conocimiento de Dios y del magisterio de la Iglesia adquiridos.

Éstas son sólo algunas historias, pero hay muchas más, todas con un denominador común: el deseo de conocer más a Cristo y profundizar en la fe.

Foto:

Kenia Velásquez, la primera, abajo por la izquierda, alumna del Centro de Teología, que termina este año el Ciclo Básico, con unas voluntarias de ayuda al inmigrante

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email