Iglesia en España Nacional Noticias

Clausura 40 Días por la Vida

Ha sido un éxito la Campaña de 40 Días por la Vida en Madrid: 454 bebés – y sus madres – han sido libradas de la tragedia del aborto en todo el mundo durante esta campaña. «Ha sido impresionante ver la generosa respuesta de Madrid. Más de 600 personas han participado activamente en los turnos frente al centro de abortos Dator. Las vigilias han llegado a tener hasta diecisiete voluntarios simultáneos en oración en los turnos de mayor participación, la mayoría de ellos jóvenes», dice Rebeca, portavoz de la campaña en Madrid.

«Es el comienzo de un cambio, el inicio del fin del aborto en Madrid»

La portavoz asegura que la campaña “ha generado un gran impacto. Es una misión en doble sentido porque ha permitido a muchos conocer la realidad del aborto con sus propios ojos, ha movido corazones”. Más de 1100 horas de vigilia han sido cubiertas: “Dios ha cuidado mucho de nosotros. Cuando algún turno iba a quedarse vacío, siempre aparecía alguien de la nada para rezar. La Providencia ha permitido completar sin interrupción todos los turnos”.

Además, comenta que “Hemos vivido historias muy emocionantes: estábamos ya cerca de acabar la campaña cuando se nos acercó una joven para darnos las gracias por estar allí rezando. «Hoy venía a abortar presionada por mi marido que me dejará si no lo hago […]. Ví de lejos vuestro cartel (en el que está escrito “Rezo por ti y por tu bebé) y decidí que mi hijo viviría» nos contó».

Este es solo un ejemplo del poder transformador que tiene la oración. En el debate sobre el aborto se está presenciando un gran combate entre dos versiones diferentes del ser humano. Por un lado, aquella que pretende exaltar la autonomía del más fuerte y por el otro, la que busca defender a aquellos cuyas voces no se pueden oír.

Ha pasado ya casi una semana desde se clausuró la campaña en Madrid. Matt Britton, presidente de la junta y consejero general, Robert Colquhoun, director de campañas internacionales, y Segundo de los Heros Monereo, tesorero de la junta, provenientes de Estados Unidos, participaron en la Misa de clausura celebrada por Don Santos Montoya, obispo auxiliar de Madrid.

«Fue muy emocionante ver la parroquia del Buen Suceso llena de personas ilusionadas con esta iniciativa que pretende acabar con el aborto mediante la oración y el ayuno» dice Ignacio, coordinador de Vigilia, «Ver tanta gente comprometida nos da esperanza. Lograr el fin del aborto es posible, no es una batalla perdida. Los cristianos debemos ser valientes y entonces veremos como Dios transforma nuestra sociedad»

«Mucha gente en España ha realizado un extraordinario esfuerzo para denunciar a la industria abortista y proteger del aborto a los niños no nacidos y sus madres; para proteger la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural», afirma Matt Britton en la posterior conferencia.

Print Friendly, PDF & Email