Iglesia en España

Ciudad Rodrigo se vuelca en la despedida de Raúl Berzosa como obispo de la diócesis

Ciudad Rodrigo se vuelca en la despedida de Raúl Berzosa como obispo de la diócesis

Berzosa expresó, ante 500 personas, que no quería “ningún protagonismo; fuera pomposidad, fuera victimismo, porque el foco de atención no es mi persona, es Jesucristo y la belleza de una Iglesia que está aquí reunida”

Fuente: https://salamancartvaldia.es/not/199454/berzosa-da-bano-multitudes-despedida-no-dio-explicaciones/

La Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo acogió en la tarde del sábado la misa de despedida de Raúl Berzosa Martínez (1957) como Obispo de la Diócesis Civitatense después de casi 8 años en el cargo  (fue nombrado el 2 de febrero de 2011). Al mismo tiempo, la eucaristía en la Seo sirvió para despedir al que ha sido Administrador Apostólico con sede Plena durante los últimos 7 meses, Francisco Gil Hellín, que ha sido relevado por Jesús García Burillo, que desde este domingo asumirá ese cargo de Administrador Apostólico aunque con sede Vacante.

La marcha de Berzosa se produce tras haber presentado voluntariamente al Papa Francisco su renuncia a seguir como prelado de la Diócesis, continuando -como apuntó a los medios de comunicación al concluir el acto- en el retiro temporal que le fue concedido por el propio Pontífice a mediados del pasado mes de junio.

Los fieles mirobrigenses esperaban que Berzosa les ofreciese algún tipo de explicación o mera reflexión sobre todo lo ocurrido durante la eucaristía (que ya tuvo carácter de domingo, mencionándose de este modo la festividad de San Sebastián), pero no la hubo.

De hecho, fue una misa ‘bastante normal’ salvo por algunos hechos, como que por ejemplo la Catedral registró una amplísima asistencia de fieles. La homilía del que queda como Obispo emérito de la Diócesis hasta que le den otro cargo (si se llega a dar ese caso) fue -como él mismo la definió- “breve” porque “hace frío” y porque quería dar a todos los presentes un abrazo al salir de la Catedral, como así hizo finalmente.

Durante esa homilía, Berzosa expresó que no quería “ningún protagonismo; fuera pomposidad, fuera victimismo, porque el foco de atención no es mi persona, es Jesucristo y la belleza de una Iglesia que está aquí reunida”. La única mención ‘concreta’ a su retiro fue cuando manifestó que “en estos 8 meses de retiro os he llevado en mi corazón, en mi cabeza, por todo lo recibido; porque he recibido una fecunda herencia de esta tierra”.

Berzosa, quien recordó lo que dijo Juan XXIII de que sólo hay que vivir el presente, “amando y sirviendo”, mencionó que ha hablado con el Papa y su entorno, para transmitirle que “esta también su Iglesia, la Iglesia de la Periferia” y que “estamos al día como Iglesia en lo que el Papa nos pide”. Según lo definió, durante estos años la Iglesia de Ciudad Rodrigo “ha hecho un camino sinodal”.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.