Revista Ecclesia » Círculo de Silencio por la Trata de personas
Iglesia en España Noticias Última hora

Círculo de Silencio por la Trata de personas

«Economía sin Trata de personas». Este ha sido el lema escogido para la próxima jornada mundial de oración y reflexión a propósito de la explotación y tráfico de personas, que desde 2015 viene celebrando la Iglesia católica el 8 de febrero. En este  día se recuerda la memoria litúrgica de santa Josefina Bakhita, religiosa sudanesa que padeció durante veinte años de su vida la persecución y padecimientos propios de la esclavitud.

La encíclica “Fratelli Tutti“,  es el marco propicio para reflexionar sobre la necesidad de sentar las bases de un sistema económico justo y sostenible, donde no haya lugar alguno para el abuso de nuestros hermanos en Cristo.

La subcomisión Episcopal de Migraciones y Movilidad Humana,  días antes de la Jornada, convocó en la tarde del 2 de febrero a cerca de 150 personas unidas en oración, que, en un Circulo de Silencio contra la Trata de personas, pudieron conocer de primera mano los testimonios de las mujeres que sufren las consecuencias de una economía basada en la explotación sexual, los abusos laborales, los trabajos forzosos en agricultura o la gestación subrogada.

«Escribo estas líneas por las mujeres que lloran en silencio»

Vivian es colombiana. Durante años ha ejercido la prostitución. De un tiempo a esta parte ha comenzado una nueva vida gracias al Proyecto ESPERANZA. Esta labor, gestionada por las adoratrices,  lleva más de 20 años acompañando de forma integral a mujeres víctimas de la trata.

Ahora Vivian quiere luchar por visibilizar las aptitudes de las mujeres que se ven forzadas a una situación de máxima vulnerabilidad, tachadas de objetos y a merced de todo tipos de vejaciones.

«Es muy duro salir cada noche a acostarse con desconocidos»

Mary es de Nigeria. A los 14 años se enroló con otras cuatro amigas rumbo a España. Nunca se imaginó que aquel viaje iba a suponer una experiencia trágica de encuentro con la forma de operar de las mafias.

«Nada más llegar a Ceuta tuve que ejercer la prostitución.  Si no quería trabajar, el chulo me maltrataba. De las amigas que salimos de nuestra casa hemos sobrevivido dos».

«Estoy profundamente agradecida con Villa Teresita. Llegué embarazada y mi hija y yo nos bautizamos. Encontramos esperanza».

«A pesar de la pandemia, se han seguido produciendo prácticas abusivas»

Las Hermanas Oblatas de Santísimo Redentor llevan 150 años acompañando a las mujeres en riesgo de exclusión y luchando contra la pobreza endémica que empuja a la población a tomar medidas desesperadas.

Para la labor de estas religiosas, es crucial «no caer en el maternalismo y estar atentas a nuestras propias intervenciones». También han aprovechado el Círculo de Silencio para denunciar que, a pesar del coronavirus, la prostitución se ha seguido ejerciendo.

«Desde la esperanza iluminemos estas situaciones tan trágicas»

El obispo de Vitoria y presidente de esta subcomisión,  Juan Carlos Elizalde, destaca que la pandemia se está cebando con las mujeres que están bajo el yugo la economía sumergida. Sin embargo, en medio de un clima de oración, ha querido arrojar palabras de acogida. Y es desde ahí, dice Elizalde, que tenemos que «iluminar estas situaciones tan trágicas. A fin de cuentas, no somos más que pobres colaboradores de la fuerza del Señor par la liberación de los más oprimidos». «La resurrección es la última palabra».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa