Opinión

Ciencia y fe: Michael Faraday

Michael Faraday (1791-1867) fue un físico y químico británico que descubrió la inducción electromagnética, el diamagnetismo y la electrólisis. Einstein tenía colgado en su despacho un retrato suyo. No recibió mucha formación propiamente dicha, por lo que se le considera autodidacta, pero resultó ser un personaje enormemente influyente, todo lo cual hizo sin perder un ápice de su fe: “Faraday fue un cristiano devoto; su congregación Sandemaniana era una filial de la Iglesia de Escocia. Una vez casado, sirvió como diácono y, durante dos períodos, como presbítero. Su iglesia estaba ubicada en Paul’s Alley en Barbican Estate. Este lugar de reuniones fue trasladado a Barnsbury Grove, Islington, en 1862. Aquí fue donde Faraday cumplió los últimos dos años de su segundo período de presbítero, antes de dimitir de su cargo.1011 Biógrafos del científico han señalado que …un fuerte sentimiento de unidad entre Dios y la naturaleza impregnó la vida y el trabajo de Faraday».

En esta Navidad de 2019, año en el que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cumple nada menos que 80 años, se vuelve a realizar un acto, en este caso ‘La radiante vida de Marie Curie’, que la propia web del CSIC dice inspirado en las ‘Christmas lectures’ de Faraday, llegando a indicar literalmente que:

“La iniciativa Ciencia en Navidad está inspirada en las ‘Christmas Lectures’ que el físico autodidacta inglés Michael Faraday lanzó en la Navidad de 1825 desde la Royal Institution de Londres, dando comienzo a una serie de conferencias anuales que tenían el objetivo de acercar la ciencia a las clases más pobres. En ellas se presentaba y explicaba al gran público avances en las diferentes disciplinas científicas de interés de la época. Salvo por la interrupción de cuatro ediciones debida a los bombardeos de Londres durante la Segunda Guerra Mundial, esta tradición se ha mantenido vigente hasta la actualidad”.

Pero claro, sin hacer mención alguna al acendrado cristianismo de Faraday. Pues bien, quien comenzó la tradición, Faraday, era un célebre científico de profundas convicciones cristianas. Y no era la primera vez que se intentaba acercar la ciencia a la gente llana, no. Otro cristiano, en este caso católico, Galileo Galilei, lo hacía en su obra ‘Sidereus Nuncius’, considerada hoy como la inequívoca pionera de la divulgación científica, que es lo que ahora los progres que no dicen que Faraday o Galileo eran cristianos llaman cultura científica, como si lo hubieran inventado ellos, en el fondo haciendo uso como siempre de una artimaña lingüística para intentar conseguir que no se conozcan los orígenes científicos de las cosas que pretenden hacernos creer que han inventado ellos, cuando en realidad está todo inventado.

Esto que ahora celebra el CSIC y llama ‘Ciencia en Navidad’, es una copia de lo que hizo un fervorosísimo cristiano inspirado en el Evangelio, Faraday, y no es por tanto un invento de ningún progre, sino más bien un plagio intelectual puro y duro, como la mayor parte de lo que hacen los materialistas y ateos en el ámbito de la cienci

Print Friendly, PDF & Email