Firmas

Ciencia y fe: Henrietta Swan Leavitt, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Ciencia y fe: Henrietta Swan Leavitt, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Henrietta Swan Leavitt (1868-1921) fue una astrónoma que formó parte del grupo conocido como las ‘Computadoras de Harvard’. Su marcada formación religiosa cristiana fue una de las claves de su meticulosidad y su éxito, a juzgar por quienes han estudiado su obra.

Henrietta Swan Leavitt era hija de un ministro congregacional cristiano puritano. Se graduó en el Radcliffe College, una universidad femenina estadounidense perteneciente al conjunto de las conocidas como Seven Sisters, promovidas por cristianos protestantes para dar formación a mujeres.  y, , sin embargo, siempre sería la más famosa del grupo: nos ayudó a medir el universo.

Sorda y reservada, pero encantadora y dulce, Henrietta Leavitt se unió en 1892 al Observatorio de Harvard College como asistente de investigación voluntaria. Durante los siguientes años, realizó un trabajo muy tedioso, buscando miles de placas tomadas de un observatorio en Perú, para una clase especial de estrellas pulsantes llamadas variables Cefeidas. En 1893, Leavitt obtuvo créditos para graduarse en astronomía por su trabajo en el Observatorio de la Universidad de Harvard, pero nunca completó ese grado. A lo largo de toda su vida, llegaría a descubrir más de 2.400.Para 1908, había compilado una lista de más de mil Cefeidas en una zona nebular del cielo del sur llamada la Pequeña Nube de Magallanes. Sus cuidadosas observaciones descubrieron una relación importante: cuanto más largo es el período del pulso, más brillante era la estrella, estableciendo una Relación de Periodo-Luminosidad que se convertiría en la herramienta esencial que Edwin Hubble usaría más adelante para determinar la distancia a las «nebulosas» (nubes), objetos borrosos desconocidos que se encuentran en todas las direcciones del cielo, y para establecer que el universo se está expandiendo.

Por desgracia, Henrietta nunca llegaría a saborear las mieles de su merecido éxito. En 1921, un cáncer fulminante acabó con su vida en pocos meses. La noticia apenas trascendió, hasta el punto que, en 1924, el matemático suecoGösta Mittag-Leffler quiso proponerla como candidata al Premio Nobel, sin saber que llevaba muerta tres años. Los astrónomos finalmente se dieron cuenta de las distancias a las estrellas utilizando las leyes que Henrietta descubrió. Solon I. Bailey, uno de sus biógrafos, la elogió con estas palabras en su obituario: ‘La señorita Leavitt heredó las severas virtudes de sus ancestros puritanos. Ella tomó la vida en serio. Su sentido del deber, la justicia y la lealtad eran fuertes. A las ligeras diversiones, parecía importarle poco. Era un miembro devoto de su íntimo círculo familiar, considerado desinteresadamente en sus amistades, firmemente leal a sus principios, y profundamente consciente y sincero en su apego a su religión e iglesia…ella tenía la feliz facultad de apreciar todo lo que era digno y amable en los demás, y poseía una naturaleza tan llena de sol que, para ella, toda la vida se volvió hermosa y plena de significado”.

Leavitt fue miembro de Phi Beta Kappa, la Asociación Americana de Mujeres Universitarias, la Sociedad Americana de Astronomía y Astronomía, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y un miembro honorario de la Asociación Americana de Observadores de Estrellas Variables. En 1921, cuando Harlow Shapley asumió el cargo de director del observatorio, Leavitt se convirtió en jefe de fotometría estelar. A finales de ese año, había sucumbido al cáncer .

En la actualidad, el asteroide 5383 Leavitt y el cráter Leavitt en la Luna llevan su nombre a modo de homenaje.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.